Opinión


MAS

Antonio Moreno: un héroe en el olvido.

Publicado por : El Morante a : lunes, 3 de marzo de 2014 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,



Por: Juan José García.

Corren tiempos amargos para la reputación política de nuestro país, donde ni el mejor de los maquillajes puede camuflar una actitud posicionada, cada día con mayor descaro, al lado del poder y de los poderosos y contra los legítimos intereses  de la sociedad.
Y parece ser que el sistema está tan bien tejido, desde el punto de vista más negativo, que toda persona capaz de "plantarle" cara con ética y objetividad, es desterrada al limbo del desamparo,  como demuestra la historia del  “HEROE”, sí, héroe con mayúsculas, que tengo el honor de presentarles a continuación.

Su nombre es Antonio Moreno Alfaro, un ingeniero sevillano que en lugar de dedicarse al dominó o la vida contemplativa en su jubilación, prefiere luchar contra el todopoderoso imperio de las eléctricas, en lo que es una de las mayores estafas reiteradas, que como tantas, se nutren  del desconocimiento general y de velar porque siga reinando esa ignorancia. Y es que somos muchos los que pensamos que descifrar una simple factura de la luz, no debería ser más difícil que comprender la teoría de la relatividad.

En www.estafaluz.com, Antonio nos relata cómo en 1994 fue despedido con una falsa denuncia de Landis & Gyr Española, filial del primer fabricante mundial de contadores de la luz, por negarse a colaborar con el grupo clandestino Contact,  formado por directivos  de las empresas fabricantes de contadores de la luz.
Entre las finalidades de dicho grupo clandestino están las siguientes:
  • Repartirse consensuadamente el mercado nacional.
  • Imponer a los distribuidores unos precios de venta al público que hagan antieconómica la compra del contador y obliguen al usuario a alquilarlo a la compañía eléctrica.
  • Facilitar datos falsos al Ministerio de Industria, con objeto de que los precios de alquiler publicados en el Boletín Oficial del Estado, que son los aplicados por las compañías eléctricas, sean muy superiores a los que resultarían si los datos fueran los reales.

En www.estafaluz.com, Antonio demuestra con pruebas contundentes todas las ilegalidades que conforman este masivo engaño,  entre las cuales destacan las siguientes: 

  1. La imposición  de restricciones a la libre competencia en el mercado nacional  de los contadores de la luz.
  2. El cobro por la “adecuada renovación y actualización del parque de contadores”, un servicio inexistente, debido a que el vacío legal provocado premeditadamente por el Gobierno desde 1985  impide llevar a cabo dicha “adecuada renovación y actualización”.
    A 31.12.2013, la cantidad cobrada  por las compañías eléctricas por este servicio inexistente superaba los 10.800 millones de euros y se incrementa cada día en 600.000 euros.
     
  3. La estafa en los precios de alquiler de los contadores de la luz, que a 31.12.2013 superaba los 5.400 millones de euros y se incrementa cada día en 350.000 euros.

En el apartado "Reclamaciones/Recupere su dinero", Antonio pone a disposición del usuario  unas aplicaciones informáticas que permiten obtener impresos, los escritos personalizados de reclamación por seis de las veintiocho ilegalidades que  lleva detectadas hasta ahora en el recibo de la luz.

Dichas aplicaciones imprimen una reclamación por cada ilegalidad y factura, lo cual, en el caso de, por ejemplo, el incremento unilateral de la potencia contratada o la penalización por falta de ICP, supone la impresión de decenas de reclamaciones.

Las reclamaciones permiten no sólo recuperar las cantidades facturadas en exceso por las compañías eléctricas, sino, además, una indemnización de 30,05 euros por cada reclamación no atendida en un plazo máximo de cinco días hábiles. En Enero de 2013, un Juzgado de Badajoz condenó a Endesa al pago de 1.400 euros a un usuario, por no haber atendido en plazo las reclamaciones de éste.

Para que nos hagamos una idea de la gran labor de Antonio, basta decir que con solo dos de sus reclamaciones ha conseguido evitarnos el pago  de la estrepitosa cantidad de quinientos millones de euros. 
Con una de dichas reclamaciones consiguió que el Ministerio de Industria prohibiera el cobro de derechos de enganche (9,04 euros + impuestos) por la sustitución de cada uno de  los 25.8 millones de contadores domésticos electromecánicos por un contador telegestionable. Por otro lado, y gracias a su segunda reclamación, consiguió que el Ministerio de Industria rebajara en 2001 el 10% el precio de alquiler de los contadores domésticos, rebaja que aún continúa siendo aplicada.
Actualmente, Antonio sigue buscando y denunciando ilegalidades en la factura de la luz.
Pero lo más sorprendente de este asunto, es que a pesar de haber ayudado a la ciudadanía con tanta eficacia, Antonio no cobra ni pretende hacerlo, enfrentándose además a un sinfín de obstáculos por parte del propio Estado, de la Junta de Andalucía y de las compañías eléctricas, especialmente de Endesa, la cual presentó en diciembre de 2012 una demanda ante los tribunales, solicitando el cierre de www.estafaluz.com y una indemnización de 50.000 euros (+ IVA), “por intromisión ilegal en el honor de esta compañía”, cantidad equivalente a casi 4,5 años de la pensión de jubilación de Antonio.
La demanda fue desestimada por el Juzgado nº 86 de Primera Instancia de Madrid, que sentenció que “el derecho de expresión es prioritario sobre el derecho al honor cuando la información es veraz y de interés general”. Endesa ha recurrido ante la Audiencia Provincial de Madrid, que aún no ha emitido sentencia.
El motivo de que ni la Administración central ni la mayoría de las Administraciones autonómicas frenen las ilegalidades denunciadas por Antonio es que, como demuestran los documentos incluidos en www.estafaluz.com, tanto el PP como el PSOE son colaboradores activos de este colosal fraude. Tan solo tres diputados de IU han ayudado a Antonio a obtener documentos a través del Congreso o del Parlamento de Andalucía. labor.  
  
Muchos medios de comunicación de este país tampoco se atreven a informar sobre las denuncias de Antonio, siendo el último caso el del programa Espejo Público, de Antena 3, presentado por Susana Griso.
El 11 de febrero, una periodista de Espejo Público telefoneó a Antonio, que vive en Sevilla, y le pidió que estuviera al día siguiente, a primera hora, en los estudios de Antena 3, en San Sebastián de los Reyes (Madrid), para ser entrevistado en directo durante quince minutos por Susana Griso y otros cuatro periodistas.
La periodista le pidió a Antonio que le facilitara documentos que demostraran la estafa denunciada en su página web y le garantizó que podría hablar con total libertad, pues “en Antena 3 no hay censura”.
A las 08:30 de la mañana del 12 de febrero, Antonio se presentó en los estudios de Antena3 y, tras ser maquillado, fue conducido a una sala, a la espera de ser llamado por Susana Griso.
Después de media hora de espera, la periodista que le había telefoneado el día anterior le dijo que la entrevista no iba a tener lugar ya que la dirección de Espejo Público había decidido que fuera sustituida por una emisión de tres minutos, en diferido, en la que Antonio respondería a preguntas hechas en la calle a una reportera de Antena 3.
Antonio, lógicamente, se negó a participar en el fraude y tras exponer a la periodista la cobardía y la falta de educación, de ética y de profesionalidad de la dirección de Espejo Público, regresó a Sevilla.
A pesar de todos los obstáculos , Antonio sigue en su lucha contra la corrupción que hace posible la impunidad de las compañías eléctricas. 

No busca la fama ni el dinero,  solo rehabilitar su buen nombre profesional, destruido con una falsa denuncia, por negarse a ser un eslabón más en esta estafa masiva .
En su cruzada por un mundo más justo, lleva casi veinte años luchando contra un sistema que, en gran parte, ampara a los corruptos y arremete contra muchos de los que plantan cara a la injusticia.

Desde este periódico nos comprometernos a seguir difundiendo la labor de Antonio y a animar a la gente a que no permanezca pasiva ante los abusos de las compañías, reclamando gracias a las aplicaciones informáticas incluidas en www.estafaluz.com.

Antonio perdió en 1994 su trabajo, estuvo casi diez años y medio en el paro y cobra una pensión inferior a mil euros por haber respetado la ética profesional y haberse negado a colaborar en un delito que nos afectan a todos.

Por el bien general y para evitar que la terrible situación actual siga empeorando, lo mínimo que debemos hacer es tomar conciencia de la heroicidad que supone su actitud,  y evitar que su lucha altruista contra la corrupción sea silenciada por los provocadores y beneficiarios de dicha corrupción.

No hay comentarios:

Deja un comentario