Opinión


MAS

Hablando de perros

Publicado por : El Morante a : miércoles, 22 de junio de 2016 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,


Por José María Ortega

He leído que algunos grupos políticos, quieren prohibir la caza con perros. Supongo que esas personas odian a los perros, no imagino que alguien que quiera a un perro, le quiera quitar su mayor felicidad, la de poder sentirse libre desarrollando lo que su instinto le manda, sí, porque un perro no quiere parecerse a los humanos, ni razonar como los humanos, ni hacer lo que los humanos hacen, ni tener los valores que los humanos tienen, un perro quiere ser perro, oler como un perro, vivir como un perro, hacer lo que su instinto de perro le pide. Hay muchas formas de maltratar a un animal, una de las más ruines es hacer que el animal en cuestión llegue a no ser él mismo, pierda toda su esencia, toda su identidad, deje de ser un animal, y nos de la impresión que empieza a ser humano, y que le gustan las cosas que los humanos hacen. Maltratar a un perro, en su máxima expresión, es pegarle, abandonarlo a su suerte, matarlo cruelmente. 

Pero también se maltrata a un animal, teniéndolo encerrado 23 horas al día, sacándolo amarrado como a un esclavo para que haga sus necesidades cuando a nosotros se nos antoja, también se maltrata a un animal castrándolo, mucho más que cortando sus orejas o su rabo, también se maltrata a un animal, robándole su esencia y convirtiéndolo en un ser sin instintos, en un monigote, en un peluche que palpita. ¿No creerán ustedes que un perro es feliz oliendo a colonia? No, no lo es, es feliz el dueño, ni es feliz un perro castrado, ni es feliz un perro cuya única diversión es que se le tire una pelotita para después traerla, ni es feliz un perro encerrado en una casa todo el día, por muy limpio que esté, el no quiere estar tan limpio, ni por muy bien que huela, el no quiere oler así, porque es un perro, no una persona, ni es feliz sacándolo de paseo con una cuerda al cuello, ni acercándonos las zapatillas. No, maltratamos a los perros porque queremos que dejen de ser perros, y se sumen a esta sociedad que no les pertenece y, curiosamente, no los tratamos como a un perro, porque llegamos a quererlos como a una persona. 



A nuestro pesar, solamente, podemos hacerlos felices a ratos, y no hay mayor disfrute para un perro, que sentirse libre, sin cuerdas ni paredes, haciendo lo que su instinto de súper depredador le lleva a hacer, cazar. Por esto mismo, estoy en contra de esa prohibición, que estos que quieren muy poco a los perros quieren implantar, porque si alguien con el más mínimo cariño a los perros, ha visto cazar un perro, lo último que se le ocurriría, sería quitarle esos momentos. Cuando se hace una ley, que trata sobre los animales, hay que pensar en los animales, en todos y no ser egoístas y pensar en las personas y los votos, que esto de estar en contra de la caza, según parece da más votos que quita. La caza con perro es la esencia de la caza, así fue como nuestros ancestros, y los ancestros de nuestros perros se unieron, libres y depredadores, perros dotados de instinto animal unidos al hombre para atrapar sus presas, así sentimos y amamos nosotros a nuestros canes y no como peluches castrados de sus genitales, y lo que es peor, olvidados de su esencia pura, pero nosotros no pedimos que eso se prohíba, porque los dueños de esos perros de compañía, no tienen culpa de que sean así y los quieren como si fuesen personas, igual que yo quiero a mis perros de caza y no quiero que le quiten lo único que les hace sentirse perros.

Fotos José Manuel Ramírez 

No hay comentarios:

Deja un comentario