Opinión


MAS

Dificultades. Muchas dificultades (Relatos)

Publicado por : El Morante a : jueves, 12 de marzo de 2015 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,

Por Febalo.

No ocurría. Antes, no ocurría. ¿Cómo cambia?, ¿por qué?
  ¿Es posible que algo no tenga explicación?. ¿Existen situaciones que, aunque pienses que son controlables, no lo sean?.

   Opiniones tan distintas. Guerra sí o sí. Nada importa, no hay razones, hay gresca, enfado, confrontación, no escuchar, no atender, nada vale.
   Impotencia, desesperación. ¿Qué hacer?. ¿No queda nada?.
   Sí. Sí que queda. Sabemos que queda. Está ahí. Eso lo sentimos, nos agarra, nos junta. Nos lo hace difícil, muy difícil.
   
Qué fácil sería no sentir. Vale, hasta aquí. Cada uno por su lado, libertad. Lo justo, lo fácil, lo aconsejable. A vivir, queremos vivir y ….¿qué hacemos?.
   ¿Por qué no simplificamos las cosas?. ¿Por qué no nos ayudamos?
   Si sabemos que no hay maldad, si sabemos que no nos gusta el mal, ¿por qué no nos ayudamos?
   
¿Podemos convencernos?. ¿Merece la pena intentar lo imposible?. ¿Es imposible?
   Quizás sólo alguien capaz podría decírnoslo. Alguien imparcial. Imagen de esperanza. Pero, ¿queremos?. ¿Queremos arreglar algo? o ¿queremos ganar?.
   ¿Ganar a qué?, ¿a quién?
  
 Si vueltas y más vueltas y más vueltas siempre supondrá un mismo punto, una y otra vez y otra y otra vez. Ese punto de nuevo, ese punto igual que el siguiente, igual que el anterior.
   Es el mismo, son los mismos, es el círculo que no nos deja avanzar, que nos atrapa, que nos empuja, que nos ata, que nos separa, que nos golpea, nos seduce, nos agobia.
 


Levantar la cabeza, enderezarnos, mirar, mirarnos.
   ¿Qué hacemos? ¡¡Por favor!!. ¡¿Qué hacemos?!. Como reproche y como ignorancia, sin poder más y sin saber.
   
No eres tú, no soy yo, seguro que somos nosotros y, aunque sólo sea por eso, por egoísmo, por necesidad, ¿por qué no paramos? ¿por qué seguimos?
   Los surcos son cada vez más profundos, más difíciles, ya son paredes, que nos encajan, y nos impiden anchura, nos encogen.
   
Sólo rayos de luz ocasional en la penumbra continua, sabemos que hay sol, vemos sus líneas luminosas pasar  junto a nosotros, sentimos su calidez y quieres aferrarte a ellos pero sólo puedes palpar su nada, su vacío, su forma de llenar una mano hueca que quiso asir la línea dorada que nos salvara y no pudo ser. Sujeto a la nada, caes más.
   ¿Lo cuento?, ¿lo escribo?, ¿grito?, ¿huyo?. ¡¡No sé!!
   Liberación, por favor, debemos respirar. Con nosotros, sin nosotros. Pero respirar, salir, expandirnos, sonreír, recibir las sonrisas, relajarnos, andar, nadar, tumbarnos, sudar, vivir, vivir,….sólo vivir.
  
 Es lo único y realmente valioso que nos queda, el resto del tiempo, sin saber hasta cuando.
   Miremos eso, ese tramo que se ofrece, no lo malgastemos, no sabemos su extensión, ni siquiera su valor. ¡Lo es tanto! ¡Tan valioso!. Lo más valioso, el futuro, no hay más.
   Pensar. Decidir….Sólo vivir.
   ¡Por favor!. 

No hay comentarios:

Deja un comentario