Opinión


MAS

¿Tiempos de Cambios en nuestra romería?

Publicado por : El Morante a : lunes, 23 de marzo de 2015 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,


Por José María Ortega.

Ahora mismo, que nuestra romería se encuentra en un extraordinario momento, en una situación de claro ascenso, donde el trabajo maravilloso de esta hermandad y las que le precedieron están dando sus frutos, nos encontramos con que años atrás, surge un problema de muy difícil solución, y de una envergadura más que considerable, la carretera, debido, primero a que el volumen de vehículos que circulan por ella, nada tiene que ver con el que había hace veinte años, debido a que los romeros han aumentado de forma más que considerable y por supuesto, debido a leyes que celosas por nuestra seguridad (no lo olvidemos) han provocado que tengamos que cambiar la idiosincrasia de nuestra fiesta. Lo complejo de nuestra forma de traer y llevar a la Virgen hace, que comprender, a quien no conoce nuestra romería, que para nosotros la carretera no es el camino para traer y llevar a la Coronada, si no que se trata del  lugar donde festejamos su Traída y su Llevada, el camino no sólo se anda, se saborea, se disfruta, se siente, se vive, se reza, se conoce, se mama… el camino no sólo es un lugar para ir y venir ¿cómo explicarlo? 

Hemos conseguido, llegar a un punto intermedio, donde la carretera queda carente de circulación, algo impensable hace unos años, pero no se nos permite parar en ella aleatoriamente, ni vivirla como se hacía no hace mucho. Soy consciente, somos conscientes que desde que surgió este problema, las Hermandades implicadas han luchado y luchan por intentar devolver el camino al romero, pero soy, somos conscientes de que se trata de algo, que a día de hoy, se antoja muy complicado.

Bien, esta es la principal idea, volver a lo que había, esto sería una noticia fantástica y nos permitiría seguir creciendo de forma más acelerada, abrir las fronteras de la fe en la Coronada y poder disfrutar a pleno rendimiento de nuestro camino. Pero pongamos que no podemos cambiar lo que ahora tenemos, una Romería bastante aceptable, con una organización espléndida, pero que no colma a todos esos romeros, que son muchos, que añoran tiempos pasados. Barajemos otras dos opciones. Primero, esa que tanto se habla, tanto se discute y sobre todo tanto se piensa; otro camino. A quienes proclaman que no, que hay que traer la Virgen por el camino de toda la vida, decirles que la carretera, no es el camino de toda la vida, la historia de la Coronada es muy anterior a la carretera, el camino por el que la Virgen venía a Calañas era muy diferente, simplemente supongo, que cuando se hizo la carretera, allá por finales el siglo XIX, la hermandad decidió traer a la Virgen por ella, porque probablemente era la mejor manera de traerla a Calañas, simple y llanamente.


Pero hablar de un camino nuevo, supondría, no sólo abandonar la cabeza del toro, o la cruz de Javier, o las curvas del topo, no sólo eso, hacer un camino que permitiera, circular a todo el grueso de los romeros, con fluidez y que permitiera a los equipos de socorro, atender cualquier accidente de forma inmediata y hacer grandes explanadas para poder parar en ellas, supondría una obra e inversión muy grandes y probablemente requeriría de años de trabajo, y quizás del mandato de varias hermandades, a parte que supondría una decisión transcendental en nuestras fiesta y requeriría de una votación entre los hermanos llegado el caso y aun así, no podríamos librar la carretera del todo, cruzar Sotiel es obligatorio y salir de la Venta hacia el pueblo también, aunque esto último no supondría mayores problemas. Pero no hay que desechar esta posibilidad, porque no sabemos que nos depararán los años venideros.

La otra opción es que la fiesta se adapte a esta nueva circunstancia, y abandondone por completo la romería en el camino, de hecho ya se ha perdido prácticamente el camino de ir a Sotiel el día de la Traída, solamente va la hermandad andando y un reducido grupo de romeros a su alrededor. Y se ha perdido por completo el camino de vuelta de Sotiel a Calañas el día de la Llevada. Quizás la fiesta tienda a concentrarse alrededor de la ermita, y podría ser que los romeros bajaran a Sotiel, igual que hacen los costaleros, el domingo de pregón, e hiciesen noche allí alrededor de candelas y en tiendas de campaña y saliésemos, todos juntos para arriba el lunes de Traída. Y el día de la Llevada cambiar la parada en la Venta, por una parada en la ermita mucho más prolongada y después del tirón, entrar en Calañas para concluir con los festejos, algo que se parecería más, a como se celebran las romerías por los alrededores, pero que guste o no, no es nuestra manera de festejarlas. Lo que si hay que tener claro, que a día de hoy, sólo hay romeros en el camino cuando la Virgen está en él.

Estas son suposiciones y reflexiones particulares,  pero que creo que todos tenemos que tener en cuenta, porque quizás estemos, por las circunstancias, en tiempos de cambios. 

                                                                         

No hay comentarios:

Deja un comentario