Opinión


MAS

Dejar ir

Publicado por : El Morante a : jueves, 31 de diciembre de 2015 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,



Por: Patricia Gómez Moyano

Vamos  a  intentar  imaginarnos  cómo  debimos  ser  cuando  nacimos, cuando  nuestra  madre  nos  trajo  al mundo cómo se suele decir. Vamos  a soñar  un  poco  qué  las cosas podrían ser mucho más fáciles de lo  que  son  normalmente  o  cómo  nos gustaría  que  hubiera  sido  nuestra vida…y  ¿cómo  se  hace  eso?  Pues nuestra  vida  se  construye  desde  el 
momento  en  el  que  nacemos,  lugar desde el que vamos a intentar situarnos para  poder  entender  con más  claridad de que se trata todo esto.  

Nacemos  y  venimos  con  unos  rasgos  de  personalidad  bien  determinados,  lo 
que  se  suele  decir…una  persona  con  carácter  o  una  persona  con  cierto  genio,  la 
timidez, si se  es más tranquilo  o más  nervioso,  etc.  Pero  aun  así,  a  pesar  de  que  la 
genética  a  veces  nos  juegue  una mala  pasada,  estos rasgos  pueden ser  entrenamos 
para que se conviertan en grandes potenciales para nosotros y no en barreras que nos 
limiten a seguir creciendo.

Seguimos  avanzando  por  nuestra  vida,  y  ahora  mismo  somos  bebés…somos 
dependientes a lo que nos hagan, a lo que los demás quieran darnos ya sea comer, un 
juguete, hacernos carantoñas o cambiarnos de sofá sin pedirnos permiso, dependemos 
de la voluntad de otras personas. 

Nuestro clima, lo que nos rodea, importa tanto que de  él  depende  de  cómo  conformemos  la  base  de  nuestras  emociones,  de  nuestra personalidad, a partir de ahí…todo se irá implantando y si no está bien formada a largo 
plazo todo se tambaleará y tendremos que volver a trabajar duro para hacerlo bien.

Cuando  comenzamos  a  andar,  cuando  ya  damos  nuestros  primeros  pasos, 
comenzamos  a ser  independientes,  a  descubrir  nuevas  cosas,  a  ir  o  a  coger  lo  que 
realmente nos  llama  la  atención,  ya somos parte  activa de este mundo,  ya tenemos 
voluntad  propia  para  decidir  en  cierto  sentido,  claro  está.  
Seguimos  creciendo,  en emociones,  en  aprendizajes,  adquirimos  nuevas  habilidades,  descubrimos  nuevas sensaciones  y todo  ello se  va  quedando  bien  grabado  en  nuestra mente,  en  lo más primitivo de ella. 

¿Cuántos momentos recordamos hoy en día por olores que se cruzan 
frente a nosotros? ¿A cuántas personas recordamos cuando olemos ciertos perfumes o 
por  comidas  que  nos  hacían  de  pequeños?  Las  emociones son  primitivas  y son  las 
asociaciones más fuertes que se dan en nuestro organismo desde el momento en el 
que nacemos. 




Seguimos  avanzando  y  ahora  nos  encontramos  en  nuestra  infancia,  somos 
niños  y  niñas  jugando,  compartiendo  momentos  con  nuestras  familias,  amigos, 
vecinos,  nos  reímos  y  no  tenemos  grandes  preocupaciones  ya  que  aún  no  nos 
corresponde hacernos responsables de ellas. Pero sí que vamos eligiendo que amigos 
tener, con quién me gusta compartir mis juguetes, con quién pasar más tiempo, con 
quién  me  lo  paso  mejor,  en  qué  casa  me siento  más  cómodo  o  más  cómoda  y  así 
seguimos construyendo nuestra vida.

La siguiente etapa es la adolescencia, una etapa bastante difícil para la mayoría 
de  chicos  y  chicas.  Búsquedas  de  nuevas sensaciones,  necesitan  probar,  cambiar  de 
amigos,  de  gustos,  de  hobbies,  son  inestables  porque  no  saben  que  quieren. 

Normalmente  esto  lo  vivimos  como  algo  negativo,  cómo  una  situación  que  no  es 
buena, de peligro,  cuando realmente es necesario para encontrar nuestra  verdadera 
identidad. Claro que los padres deben tener siempre presente que es necesario unas 
normas, sin ellas nuestros hijos pueden sentirse perdidos en esos cambios.

Y por último llegamos a la que supuestamente todos los jóvenes quieren llegar, 
a  la  que  todo  adolescente  ansia  vivir  por  su  independencia,  por  tener  un  nivel 
económico  más  alto,  por  su  falta  de  normas  y  por  muchas  otras  cosas  que  ellos 
mismos podrían decir si le preguntásemos pero que irónicamente es la etapa que más 
responsabilidades conlleva.

Es una etapa en la que sufrimos todas las consecuencias o todos los malos ratos 
que  hemos  presenciado  de  pequeños,  dónde  todo  ese  peso  que  antes  no  nos 
estorbaba aquí comienza a pesar y a cansarnos cada día más. ¿De cuántas cosas nos 
hacemos  responsables  y  de  las  que  realmente  no  somos  los  dueños?  ¿De  cuántos 
problemas nos hacemos cargo y qué no son nuestros sino de otra persona? ¿Cuántos 
favores o cuánto tiempo dedicamos a los demás…y cuánto a nosotros mismos? 
¿Cuántas  veces  hemos  dejado  nuestros  quehaceres  por  el  de  otro?  ¿Cuántas 
veces  les  hemos  quitado  a  nuestros  hijos  el  esfuerzo  de  hacer  algo  por  sí  solos? 

Recordad…las  costumbres se  hacen  leyes  y  al  principio  las  podíamos  hacer  porque 
queríamos,  porque  nos  sentíamos  mejor  así  o  porque  simplemente  nos  apetecía 
ayudarles pero  cuando pasan  los  años  y seguimos  con esa  costumbre,  al final  acaba 
pesándonos  y  no  sabemos  cómo  quitarnos  esa  responsabilidad  o  ese  agobio  que 
sentimos si no les hacemos tal favor o tal tarea porque nos sentimos culpables de ello.

A lo largo de toda nuestra vida hemos ido recogiendo sensaciones, emociones 
tanto  buenas  como  malas  pero  desgraciadamente  las  malas  nos  pesan  mucho  más 
porque no sabemos enfocar la situación para aprender de ellas por el agobio, el estrés, 
por todo lo que nos rodea que no nos deja escuchar lo que queremos, lo que sentimos 
y lo que nos gustaría hacer. Hay tanto ruido en nuestro exterior que no entendemos 
que nos pide nuestro cuerpo. 




¿Y qué pasa con todo esto? Que nos cargamos de responsabilidades que no nos 
corresponden, situaciones que no dependen de nosotros y creemos que sí, intentamos 
hacernos amigos o ser simpáticos con personas que no nos aportan nada, llevamos a la 
espalda  cosas que no son nuestras, que no  las hemos buscamos nosotros. 

Está bien ayudar,  apoyar  a  los  demás  cuando  lo  necesitan  pero  debemos saber  dónde  está  el 
límite, ¿y dónde está? Pues  cuando sientas que no estás  cómoda o  cómodo,  cuando 
estés comenzando a dejar tus cosas siempre por la de los demás, cuando sientas que 
tu vida gira o depende de lo que los demás decidan, etc… será cuando deberás tomar 
una decisión para ser tú la o el protagonista de tu vida, tu vida es lo que tú decides.

Dejar  ir es, dejar atrás sensaciones que no nos ayudan a avanzar, situaciones 
que nos hicieron daño y en la que estamos atascados o atascadas, dejar ir a aquellas 
personas que siguen decidiendo por nosotros o personas que nos cohíben y que por 
miedo  no somos  nosotros mismos sino  lo  que  esperan  los  demás  que seamos.  Hay 
tantas cosas que nos condicionan que muy pocas veces nos planteamos quienes somos 
y qué queremos de verdad. 

Dejar ir es, saber qué es mío y qué depende de mí. Dejar ir es, tomar decisiones 
y no dejar que la vida sea la que te maneje a ti, si tomas la iniciativa podrás dirigir y 
conseguir todo lo que te propongas.

Dejar  ir  es,  perdonar…porque  la  ira  y  el miedo son  emociones  que  genera  y 
siente tu cuerpo, la otra persona no las tiene…dejar ir es, vivir simple, sin cargarse de 
cosas no necesarias, quédate con lo esencial y no con lo superficial porque realmente 
será lo que te hará feliz en tu vida, en tu día a día. 
Ten el propósito de soltar cosas que no son necesarias en tu vida, así caminarás 
con menos peso y te sentirás mejor aunque al principio no sea fácil, nada lo es. 


Con todo esto, Os Deseo unas Felices Fiestas y recordar:
 ¡El Secreto está en las Ganas!
Un gran abrazo, Patricia.



No hay comentarios:

Deja un comentario