Opinión


MAS

Entrevista a José Manuel Puente, criador del podenco andaluz

Publicado por : El Morante a : jueves, 31 de marzo de 2016 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,

Por José María Ortega 

José Manuel Punte González es un calañés que trabaja como policía local en su pueblo natal, un gran aficionado a la caza, esencialmente la menor, que no entiende de salir al campo con su escopeta, si no es acompañado de sus podencos andaluces, raza de la que es criador.

José Manuel, ¿Cuántos años llevas cazando?

En primer lugar, agradecer a “El Morante.es” y en especial a José María Ortega, por haberme ofrecido esta oportunidad de expresar mis sentimientos y vivencias de esta gran raza de perros como es la del podenco andaluz.

Pues llevo cazando desde los 15 o 16 años; cuando con mi escopetilla de plomo, marca El Gamo, me dedicaba a corretear La Robaldea de abajo arriba tirándole a todo tipo de pajarillo que se moviera.

¿Cuándo y por qué te decidiste a ser criador del Podenco Andaluz?

Bueno, pues hace muchos años, cuando me saqué el permiso de armas recién cumplido los 18; y me regalaron una perrita preciosa, podenca como no, la cual me aficionó de tal forma a la escopeta, que hasta el día de hoy sigo enamorado de la caza y de los Podencos.

Y era tan buena esta perra, disfrutaba tanto con ella y con mi paralela; que empecé a criarle perros pensando que todos iban a ser tan buenos como su madre, de ahí claro está, saqué muy buenos podencos, aunque todos no fueron como yo esperaba.

¿Háblanos del carácter de esta raza de perros tan nuestra?

El Podenco Andaluz hace gala de un carácter, que está bastante relacionado con lo práctico y utilitario de la vida rural.

En épocas pasadas, no muy lejanas, el podenco andaluz era el perro de caza de la gente que formaba parte del pueblo llano y más modesto, pero también el que más miraba por sus dehesas; el que cazaba solo cuando su amo labraba la tierra y le llevaba el conejo recién cogido para que éste diera buena cuenta de él.

En definitiva tiene un carácter sociable y cariñoso con el dueño que le demuestre cariño y paciencia, aquel que no lo haga se deshará rápidamente del podenco ya que jamás lo podrá barajar; sobre todo lo que a este perro le gusta es pasar mucho tiempo con su dueño y sacarlo con asiduidad al campo.

¿Qué diferencias morfológicas hay entre el podenco andaluz y otras razas de podencos?

Las características morfológicas están muy ligadas a la funcionalidad del animal, en el podenco andaluz son las que le permiten trabajar en terrenos muy tupidos, que por su tamaño y pelo, lo hacen moverse como pez en el agua.

Hay características morfológicas que en algunos casos son similares a sus hermanos: los xarnegos, podenco canario, podenco ibicenco, podenco maneto, etc.

Estas cuatro razas anteriores tienen como denominador común la caza del conejo. Pero en función del hábitat en el cacen, cada perro está “construido” para desenvolverse mejor en ese terreno.

Los podencos Canarios son perros, que el calor extremo y el terreno pedregoso, no les afectan.

El podenco Ibicenco es un perro que caza en terrenos con mucha humedad y sobre todo lo hace en grupo con excelentes saltos y carreras.

El Xarnego, es un perro que se da mucho en la comunidad Valenciana, caza en montes de tojo, tiene buena boca y le da igual la época del año en que se practique dicha caza.

El maneto es más pequeño que el andaluz y cada día va creciendo en adeptos. Es un perro chico fuerte y muy trabajador en la caza del conejo, dando muy buenos resultados en terrenos apretados de maleza.

Podemos hacer mención también al podenco portugués, que también es muy parecido al podenco andaluz con las tres tallas: chica, media y grande; pero con la trufa negra y el pelo corto o largo.

¿Dentro de la raza del podenco andaluz, que variantes podemos encontrar?

Pues este perro está clasificado en la Federación Cinológica Internacional en el grupo 5º; La raza es originaria del sur de España y concrétamente de Andalucía. Desciende, según estudios realizados al respecto, de los perros de los Egipcios del tiempo de los Faraones. Es un perro compacto, muy rústico y bien aplomado.

Así pues, podemos distinguir tres variantes de poden andaluz: podenco chico, podenco mediano y podenco grande. Dentro de estas tres modalidades podemos distinguir tres clases de pelo, como son: pelo corto o liso, pelo duro o cerdeño y pelo largo o sedeño.



¿Cuál es la gran virtud del podenco andaluz?

Desde mi punto de vista, no tiene una sola, este gran perro tiene muchas que lo hacen diferente a los demás, pero si tengo que decidirme por una te diría que es “el cobro de un conejo o perdiz en una mancha cerrada que no entran ni los jabatos” y por supuesto el cariño y la fidelidad a su dueño.

¿Has participado en concursos de morfología? ¿Y como escapaste?

Nunca me gustaron estos concursos, por lo cual no he participado, teniendo ocasión de hacerlo en alguno de ellos. Si que he visitado numerosas ferias dedicadas al podenco andaluz en nuestra comunidad autónoma, adquiriendo algún que otro cachorrito de los diferentes criadores que allí se dan cita.

Dentro del colectivo de cazadores, ¿Cómo ves la valoración que se tiene sobre el podenco andaluz, a la hora de elegirlo como acompañante en las jornadas cinegéticas?

Bueno pues te diré, que aunque es un perro que todo cazador principiante le es fácil conseguirlo, a medida que pasa el tiempo se va aburriendo del podenco.

Las razones pueden ser varias, pero principalmente porque es un perro que hay que perder mucho tiempo, para que te enamores, y disfrutes de sus dotes de cazador; por tanto todo cazador no está preparado para aguantar una recova de podencos andaluces cazando conejos, es por lo que la mayoría de cazadores que practican este deporte, en terrenos donde  las poblaciones de conejos escasean, automáticamente se decantan por un perro de razas denominadas de muestras.

A alguien que se decide por primera vez a tener un podenco andaluz, ¿Qué consejos le darías?

Como he comentado en la pregunta anterior, si no le va a echar tiempo en el periodo de socialización y posterior adiestramiento, es mejor que se decida por otra raza.

El consejo que le daría a aquel aficionado que se decida por tener un podenco andaluz como compañero de caza, es que tenga calma con este perro y vaya al campo a disfrutar de los lances, que sin lugar a dudas, este maestro del conejo le dará.

Sin duda el podenco andaluz es un perro muy versátil, pero relacionarlo con la caza del conejo al salto es inevitable. Tú, como cazador y criador de esta raza tan conejera, ¿que opinas del gran declive de los conejos en nuestra comarca? ¿Qué piensas que se podría hacer desde la administración o desde el colectivo de cazadores para que este lagomorfo volviera a ser abundante en nuestras tierras?

Pues imagínate ver año tras año, cacería tras cacería, el morral vacío de conejos. Cazar en terrenos donde este lagomorfo era muy abundante y resignarse pensando que algún día volverán a ocupar los lugares donde nunca debieron haber faltado.

Para los que como yo, esta caza es parte de nuestras vidas, tuvimos que salir muy lejos de nuestro pueblo para poder seguir disfrutando con nuestros podencos; ya que por nuestras tierras, era y aún los es, casi imposible disfrutar de estos perros corriendo detrás de un conejo.

Pues lo primero sería destinar subvenciones desde la administración, a aquellos dueños de finca o acotados donde se lleve a cabo una buena gestión de recuperación de este lagomorfo.

Yo he comprobado que si se mejora el hábitat de este animal, confeccionando majanos, sembrando parcelas de terreno, proporcionándoles bebederos y por supuesto haciendo un control de alimañas como marca la ley, las poblaciones de conejo se recuperan notablemente. Decir también, que estoy totalmente en contra de vacunaciones ni nada que se le parezca; no se puede estar continuamente manipulando los conejos.



El podenco Andaluz se ha visto libre de esta polémica surgida por las operaciones de orejas y rabos de otras razas muy cercanas a ella ¿Qué opinas al respecto?

La verdad que para los amantes del podenco andaluz ha sido estupendo que morfológicamente, este animal tuviera las orejas enveladas.

Hay gente para todo, que le amputan orejas y rabos a los perros sin ningún tipo de supervisión veterinaria, a los cuales se le quedan secuelas para toda las vida; sin embargo hay otras personas que están solidarizadas con no hacer daño al animal practicando las amputaciones en clínicas veterinarias legalmente establecidas.

Hay que recordar que hay perros que practicando la caza, se hacen mucho daño en orejas y rabo cada vez que salen al campo, por lo cual veo lógico que se produzcan amputaciones controladas por profesionales, extendiendo estos los correspondientes informes clínicos.

Por lo cual, estoy totalmente en contra de que se amputen orejas y rabos de forma brutal y prehistórica.

A lo largo de tu vida, seguro que entre todos tus perros, habrá habido alguno que te habrá marcado y del que nunca podrás olvidarte. ¿Cómo se llamaba? ¿Qué lo hizo especial?

Claro que sí, era una podenca como no podía ser de otra forma, de color canela de talla media y pelo corto, se llamaba Niebla y tenía el rabo de nacimiento troncho.

Esta perra era espectacular porque cazaba una barbaridad y fue la que me metió el veneno de la caza en las venas.

Me acuerdo que con seis meses, traía las liebres que se le mataban, en una finca de esta localidad denominada la” Fuente del Gamo”; arrastrándolas porque no podía con ellas. La verdad es que desde ese momento, ya nunca faltó, hasta estos días un podenco en mi vida y por supuesto quisiera dejarle esta maravillosa afición, a mi hijo José Manuel, para que esta raza de perro, tan nuestra, no se pierda jamás y pase de generación en generación.

Gracias José Manuel por atender al El Morante.es y por ayudarnos a conocer, un poco más, a esta raza de perro de caza autóctona, que es nuestro podenco andaluz.

No hay comentarios:

Deja un comentario