Opinión


MAS

Patrona Santa Bárbara

Publicado por : El Morante a : sábado, 3 de diciembre de 2016 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,


Por Rodrigo Tejada Romero

Santiago de la Vorágine, recopiló la vida de unos 180 Santos Mártires, allá por el siglo XIII, en el libro que después vino a llamarse: “LEYENDA DORADA”. Dicho libro gozó de gran popularidad, por la intensidad de los relatos. Preocupado menos, su autor, por la fidelidad histórica que por difundir, a través de imágenes vívidas la vida de estos mártires.

Lo que a nosotros nos interesa, mineros que fuimos, y aún más a aquellos que siguen en activo, es la leyenda de nuestra Patrona Santa Bárbara y disfrutar el próximo 4 de diciembre, en su celebración.
La devoción de la Santa, tuvo una gran difusión, durante la edad media dando su patronazgo a muchos pueblos, y a diferentes actividades gremiales.

Lástima fue, que después del Concilio Vaticano II fuera eliminada del Santoral, junto a otros Santos de dudosa ortodoxia. La verdad es que yo prefiero a estos Santos Fantásticos antes que a otros modernos de documentada historia. Sin olvidarnos de algunos fraudes históricos de mayor calado, que nos hacen tragar sin rechistar.

Santa Bárbara forma parte de las “CUATRO VIRGENES CAPITALES” junto a Santa Catalina, Santa Margarita y Santa Dorotea.

Hay patronazgos y devociones tan insólitas y, a la vez tan sugerentes, que introducirse en sus recovecos misteriosos constituye la aventura mágica por excelencia. Toda la aventura vital de Santa Bárbara, desde la circunstancia exacta de su edad hasta las consecuencias de su martirio, configura un mensaje ocultista en el que números y figuras condicionan unas interpretaciones ajenas a la intención estrictamente ortodoxa.
Permítanme que yo les cuente también la que llaman vida Santa Bárbara, tal como ha sido narrada por sus hagiógrafos. Bárbara fue natural de Nicomedia, en la Turquía asiática cerca del mar de Mármara. Vivió, sorprendiendo a todos por su preclara y prodigiosa inteligencia, a la vez que la naturaleza la dotó, de tal belleza, que solo podía compararse a la de las diosas paganas.

Fue gentil hasta que cumplió dieciséis años, que es la edad propia, según narraciones antiguas, de vírgenes y princesas.

Temeroso su padre, el rico y poderoso Dióscoro, que su hija pudiese convertirse al cristianismo, construyó una torre inexpugnable aunque dotada de todas las comodidades, aún sin terminar la torre, pues faltaban dos ventanas y una piscina, su padre la encerró en la torre.

Por medio del presbítero Valentín, Bárbara toma el bautismo después convence a los arquitectos para que hicieran una tercera ventana símbolo de la Trinidad. Es precisamente esa acción la que pone sobre aviso al celoso padre y la que desata el martirio. Pues habiéndole la hija confesado su fe, Dióscoro la golpea brutalmente y la entrega al gobernador Marciano, que manda azotarla con látigos de nervios de toro que laceran su cuerpo.

Unos cuentan que los látigos se convirtieron, en plumas de pavo real y otros que fue curada milagrosamente por Jesucristo en persona. Al día siguiente, continuo el suplicio: le aplican candelas, la golpean con martillos, le arrancan los pechos y la pasean desnuda, por el populacho, entonces un ángel baja del cielo y la cubre con un manto blanco. Finalmente decretada su muerte su propio padre le corta la cabeza.

Consumada tan execrable acción, cuentan que desde el cielo, cayó un fuego misterioso que lo abrasó en un instante, no quedando ni las cenizas de su cuerpo.

Las buenas gentes de Nicomedia, recogen el cuerpo de la Santa, y lo colocan en una urna, que cuelgan de la cúpula de la iglesia.

Años más tarde, en la toma de Nicomedia por los Cruzados, los heridos que están en la iglesia curan milagrosamente. Trasladan la reliquia de la mártir a Venecia y después a Prusia.

La devoción de Santa Bárbara se extiende en el siglo XII. Coincidiendo con el auge de la Orden del Temple. Los constructores de las catedrales aprovechan el mensaje cifrado y la simbología propia de la Santa para divulgar crípticamente sus conocimientos. Así la pinta Jan van Eyck en 1437, la Santa está sentada y a su espalda están construyendo una catedral.

Han sido: los arquitectos, los armeros, los constructores, los mineros, los marinos de la armada, los artificieros, los bomberos, los campaneros y artilleros los que la han adoptado como abogada. Y todos aquellos que viven en peligro de muerte imprevista. En los barcos, la Santabárbara es el almacén donde se guardan los explosivos.

En la universidad de Salamanca, la capilla de Santa Bárbara, era el lugar donde el doctorando debía defender su tesis y someterse al veredicto académico del tribunal, bajo la imagen de la santa con la torre en sus brazos.

A pesar de que los tiempos han cambiado, insisto, sigo admirándome por estos relatos maravillosos, y prefiero a esta Santa, tan poco ortodoxa, a otros santos de más reconocida solvencia.

La festividad de Santa Bárbara se celebra el día 4 de diciembre, en varias localidades españolas que, inmediata o subsidiariamente, estuvieron un tiempo en manos de la orden del Temple. Así sucede en: Monzón (Huesca), Mieres (Asturias), Barruelo de Santullán (Palencia), Montcada (Valencia) y Villafranca de Bonany (Mallorca).

En la provincia de Huelva es Santa Patrona de Tharsis y de Santa Bárbara de Casa.

Rodrigo Tejada Romero
1-12-2016

Dedico este artículo a todos los mineros y a la Asociación Amigos de la Mina Sotiel Coronada.


No hay comentarios:

Deja un comentario