Opinión


MAS

Ramón Llanes presenta su libro "El Cajón del sastre"

Publicado por : El Morante a : miércoles, 21 de junio de 2017 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,

Este próximo jueves 29 de Junio se presenta en el Salón de actos de la Editorial Onuba de Huelva, el libro "El Cajón del sastre", escrito por Ramón Llanes. Ramón es el mayor de cuatro hermanos, e hijo del famoso sastre calañés Pepe Llanes. Su talento innato para embelesar con las palabras, le convierte en un escritor que sabe adentrarse en la raíz de los sentimientos del lector desde la primera frase, portando un lenguaje cargado de pureza emocional, con mensajes donde florecen de manera natural la paz, la nostalgia o la libertad,  latente en muchos de sus poemas. Calañas y Tharsis son pueblos que han sembrado gran parte de la inspiración de sus palabras, como todo el que se nutre de los recuerdos a través de los lugares que han marcado su vida. 

Adjuntamos el prologo con el que nos deleita en este libro: 

No pretende al autor descifrar las locuras que vibran en este amable cajón ni descubrir al lector las tantas y las cuantas pulsaciones y emociones que han quedado escritas para un posible deleite acorde con lo que hemos de entender como la plácida lectura de un libro. Solo quiere el autor encontrarse de frente con el lector, sacarle los colores, entenderse o desencontrarse, firmar un acuerdo o romper una baraja, esa es la osadía; lo pusilánime no importa, importan las pasiones, la de uno y la de otro, ambos desde posiciones líricas, reales, políticas o místicas distintas, parecidas o iguales. El mundo visto con una luz autora que se ofrece al mundo visto por una luz lectora con toda la carga de lejanía y subjetividad que ello comporta.



Mi padre fue sastre, un buen sastre, me dejó muchas huellas y herencias en el carácter, tan suficientemente definitivas como para tenerlas en el más amoroso respeto. Mi padre siempre acostumbró a guardar en el cajón de su mesa de cortar todas las cosas que estimaba y yo vengo a imitarle con mi mejor capacidad; aquí están mis afectos, mis notas, mis pensamientos y todo lo que fui capaz de acercarle a este sentimental cajón. Ignoro si la paradoja o los minúsculos mensajes han de ser motivos para mejorar el mundo pero ahí queda, por si acaso.
Invito al lector a compartir esta tarea de vivir aunque en nada o en todo estemos de acuerdo.


Y a continuación, uno de los textos que podremos encontrar en "El Cajón del sastre": 

ANDAR

Andar por todos los caminos cuando se hace solidaria la ruta y los repechos no contienen cansancio; disfrutar las cuestas porque se otea paisaje nuevo, abrir la bota del ofrecimiento, contener siempre las tristezas,-que no las lágrimas-, desposeerse de miedos del día anterior, atenta la mirada amiga, complacido el semblante, andar, andar, caminando hacia una vida soñada tiempo antes, presumir del cante, canturrear los silencios, admitir la tierna compañía de los otros, tantos como ansias, tantas como emociones, acercarse cada paso un poco más al lugar, cuesta abajo, sol arriba, lluvia atenta, de reojo observando las alegorías de los peregrinos antiguos, acá la guitarra, allá la belleza, el horizonte puesto más alto para la ocasión, los botos consentidos al asfalto, la botijilla verde, el vino de la Virgen, el trago compartido, , aquella sonrisa que abraza a quienes no vinieron, un propósito de entrega y muchas delicadezas hechas propósitos; el rezo del amigo, la peineta de la novia, el canasto, el carro, la impaciencia; andar.



Ya no son suposiciones, sueños o aventuras, se han convertido en realidades que se prolongan en el consentimiento; el fragor de llegar, la voluntad de quedarse, la figura del potro; nunca termina el camino que lleva a esta insinuación a la gloria, no acaba el andar ni se desmenuza el presagio, los hombres trocean las horas, culminan anhelos; el don esbelto y pulcro de las mujeres en su armónica complicidad con los colores del campo; ellas, asomadas siempre a su cultivo de estética, de esa cuidada forma de estar; todas las cosas bien puestas en su ejemplaridad hasta embellecer la mañana.

El andar se hace comitiva de prisa, aprietan los deseos, la emoción va dejando huellas indelebles, suena un grito que llama, se oye una canción que sale del costal, la puerta se abre como un cielo, solo una voz, una sola mirada, un andar quedo y nunca de tránsito, arriba de todos los sueños, de todos los sentimientos y de toda la verdad, arriba está una Madre Coronada que pronuncia en silencio su eterno abrazo. Es el credo de Calañas.


Ramón Llanes. 12.1.2015.
Publicado en la Revista de Coronada 2015

No hay comentarios:

Deja un comentario