Opinión


MAS

Los tamborileros en las Fiestas de la Virgen de la Coronada

Publicado por : El Morante a : sábado, 26 de mayo de 2018 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,


Por Cristóbal Llanes

La figura del tamborilero en nuestras Fiestas patronales, ha sido, es y será una pieza fundamental e imprescindible. El toque rítmico del tambor y las dulces melodías de la flauta han alegrado idas y venidas de nuestra Patrona por los caminos y calles de Calañas. Es el primer toque que llega a nuestros oídos en las postrimerías del Sábado de Gloria. Después, al alba, ese mismo toque nos avisa del comienzo de las Fiestas Patronales.

Decía nuestro paisano Don Manuel Sánchez Pérez (q.d.e.) en uno de sus artículos, el titulado "El Tamborilero" que se publicó en la revista de la Virgen del año 2006 y que dedicó "a los tamborileros de la Virgen de la Coronada", que la historia del tamborilero se remonta a la Edad Media y se relaciona con el mundo pastoril. Éste oficio, en la mayoría de los casos, se transmite de padres a hijos que se traspasan unos saberes tradicionales. La combinación flauta-tambor era empleada en Europa en actuaciones ambulantes, torneos y acontecimientos vinculados a la nobleza. En época de Carlos V, su figura era considerada como Maestro de Danzas y Bailes en las Cortes, alcanzando una posición relevante entre los servidores. La flauta de tres agujeros estuvo en manos de juglares desde el siglo XIII como pudimos ver en Las Cántigas de Santa María.

En Calañas, podemos decir que desde que tenemos uso de razón conocemos la figura del tamborilero como inseparable de las Fiestas de la Virgen de la Coronada (Póstula, Sábado de Gloria, Mañana de Gracia, Traída, Procesión y Llevada).

El tamborilero de El Cerro de Andévalo, era un fijo entre la década de los 40,50 y 60 , participando también en la Magna Diocesana de 1954 además de los días clásicos de fiestas antes citados.

Por ser uno de los que más años acompañó a nuestra Patrona y deleitara con sus toques a los calañeses durante varias décadas, he recabado alguna información sobre él (me la ha facilitado Pepe Rico, amigo de El Cerro) para que, aunque sea casi cincuenta años después, tengamos alguna noción de quien era "El tamborilero de El Cerro".

Se llamaba JUAN FERNÁNDEZ VELARDO, hijo de Manuel el tamborilero, y pasó sus últimos años viviendo en Moncada (Barcelona) con su hijo Lorenzo. Su gran ilusión era venirse a El Cerro, pero su enfermedad se lo impidió. El tamboril que tantas veces paseó por nuestro pueblo, lo donó a la Hermandad de San Benito para que siempre estuviera en su pueblo.

Contaba su hijo, que un año, yendo al Rocío con la Hermandad de Valverde del Camino, a los entonces príncipes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, les tocó la Salve Rociera, siendo felicitado por ellos y le invitaron a "una copita".
Foto de la Procesión en los años 40

Romería año 1953

Año 1954. Magna Procesión Diocesana


Romería año 1962, donde acompañaba al tamborilero de El Cerro un tamborilero que era de Silos (según leemos en el tambor y del que me acuerdo) y ocurrió siendo Hermano Mayor Don Andrés Caballero Gómez.


Corresponde la foto a la Romería del año 1964, siendo Hermano Mayor Don Martín Delcán Romero.

La fotografía siguiente, que corresponde a la misma Hermandad en su segundo año de mandato, podemos observar que el tamborilero es otro diferente al del año anterior.




Ésta foto corresponde a la entrada de la Hermandad en Calañas en el año 1980, siendo Hermano Mayor de la misma Don José María de Soto Caballero, donde apreciamos el acompañamiento de dos tamborileros de los que desconozco su procedencia.

En los años sucesivos se fueron alternado con tamborileros de distintos lugares y que siempre iban acompañados de Don Pedro Romero Crespo "El Tigre de Calañas" de los que inserto algunas fotos sacadas de los vídeos de fiestas grabados por Don José Hidalgo Galán, que tan buenos recuerdos nos han traído.


 Año 1981. Hermano Mayor: José Mª de Soto Caballero
Año 1983. Hermano Mayor: Román Gómez Hidalgo 

En el año 1987, siendo Hermano Mayor Don Juan Manuel Hidalgo Borrero, se contrata con primera vez a Carmelo Jiménez Gil, contrato que duró los dos años que quedaban de mandato a Juan Manuel, 1987 y 1988.



El año siguiente, 1989, con el primer año de mandato de Don Manuel Sánchez Díaz, se contrata a unos nuevos tamborileros que continuaron los años 1990, 1991 y 1992, años que duró su andadura como Hermano Mayor.

Año 1990
Año 1991
Año 1992


En 1993, se trae por primera vez, siendo Hermano Mayor Don Bartolomé Cabezas Calero, a CARMELO Y JOSÉ MARÍA JIMENEZ GIL, completando sus tres años de Cabildo, 1993, 1994 y 1995.


Éstos tamborileros, amigos y devotos de nuestra Patrona, han estado acompañando con sus sones a la Romería durante TREINTA Y UN AÑOS, que se dice muy pronto, pero que ha sido un verdadero logro, ya que hay que ser muy buen profesional para mantener la confianza de todas las Hermandades que durante ese período han pasado.


Éstos hermanos, Carmelo, José María y Cele, alternando con nosotros según las necesidades, han compartido caminos, póstulas, pregones, traídas, procesiones y llevadas con el pueblo de Calañas en general y llevándose la amistad y cariño de muchas personas en particular.

Año 1997. Hermano Mayor Doña Juana Mª Sánchez Martín

Año 1999. Hermano Mayor Don José Borrero Chaparro


En el año 2003, se trajeron unos tamborileros de Huelva, por imposibilidad de asistir alguno de los tres hermanos a Calañas.

Año 2007.Hermano Mayor Don Bartolomé García Juanino


Año 2010. Hermana Mayor Doña María Dolores Vélez Lugardo

José María y Cele. Año 2011



Año 2013. Pregón. Hermana Mayor Doña María Dolores Sánchez Delcán

Año 2015. Alba de la Mañana de Gracia





Año 2016. Debido a que José María había sufrido un infarto de miocardio, sería Cele quien acompañaría a Carmelo durante todas las Fiestas.



En el año 2017, me contaba Carmelo, que hubiera sido deseo de José María poder acompañar de nuevo a nuestra Patrona y disfrutar con todos los amigos calañeses sus días grandes, pero las circunstancias hicieron que no fuera posible. Ese año, los días que Carmelo no podía venir, se contrató a un nuevo tamborilero, de Huevar, El Pérez, que también ha repetido todos los días de éste año 2018.


¿Ha sido definitivamente la despedida de "nuestros" tamborileros de siempre? Personalmente pienso, que aunque hablamos de contratos puntuales, en éste caso hablamos de algo más que una mera transacción comercial.


No hay comentarios:

Deja un comentario