Opinión


MAS

Las Coronas de La Virgen y el Niño

Publicado por : El Morante a : lunes, 10 de marzo de 2014 0 comentarios
El Morante



Por Cristobal Llanes Baquero.  -
A lo largo de los años y en determinadas ocasiones habremos oído hablar de unas coronas de oro que se encuentran custodiadas en la Parroquia de Valverde del Camino y que pertenecen a nuestra Patrona, la Santísima Virgen de la Coronada. 
 Estas coronas fueron donadas a la Virgen allá por el siglo XVIII, y para dar gracias por los parabienes e intercesiones obtenidos por el valverdeño Don Rodrigo Caballero y Llanez, Asistente que fue de la ciudad de Sevilla y Comendador y Regidor de algunos reinos de España, como así manifiesta él mismo en la siguiente carta:

 (Copia de la carta que acompañaba a las Coronas de la Virgen y del Niño) (Según Antonio Rico, aparece en el legajo de documentos número 9 y que corresponde a los años 1729-1735).

 “Mi reconocido y humilde corazón quiere practicar alguna acción de gracias correspondiente a las grandes misericordias que debo a Dios por medio de la muy poderosa y piadosa intercesión de Ntra. Señora. Nunca podré lo pagar los altos beneficios que debo a Ntro. Señor y a Ntra. Señora, y solo en reconocimiento he remitido un vestido de espolín de oro a Ntra. Señora de la Coronada a fin de que le empiece a servir en su fiesta de éste año, y para el mismo efecto remito ahora una corona de oro con veinticinco diamantes, u rostrillo con ocho, y otra pequeña corona para el niño, con nueve, para que en sus festividades de agosto y septiembre y en las ocasiones que la llevaren en procesión a Valverde, Calañas o Veas, pueda ir adornada con éstas alhajas. Lo que dispongo para la seguridad de dichas alhajas, a fin de que no peligren en despoblado, es que los señores capitulares de los dos Cavildos de la villa de Valverdel del Camino ( mi amada patria) destinados al gobierno y administración de el Monte de Piedad, conserven en dicho Monte las referidas alhajas, y que con su disposición y seguridad, se entreguen todos los años para que sirvan a Ntra. Señora en las fiestas que le celebran Valverde y Calañas, y lo mismo se practique en aquellos casos que en rogativas se llevare a Valverde, Calañas o Veas, y concluidas las funciones tendrán cuidado los dichos señores diputados del Monte de Piedad de Valverde volverlas a recoger y guardar en dicho Monte, suplicando, como suplico, a los Cavildos Eclesiásticos y Seculares de Valverde, Calañas y Veas, se sirvan tener cuidado en dichas festividades o rogativas de pedir por mi a Ntra. Señora, para que interceda con Ntro, Señor por el perdón de mis pecados. Sevilla a, 11 de agosto de 1.733. Don Rodrigo Cavallero y LLanez. 






 Las piezas que menciona Don Rodrigo en sus cartas son las siguientes:

 CORONA DE LA VIRGEN.- De plata sobredorada, estilo rocolla muy decadente. De tipo imperial con cuerpo inferior troncocónico en doble franja: la de abajo con anillos de círculos rehundidos, flores de pétalos espinosos y gruesas ces (adorno con forma de la letra “c”) vegetales dentelladas; la superior con flores similares de ocho pétalos que alternan con diversos motivos rocallescos. Aureola de rayos a bisel en haces de longitud diferente, terminados a trecho en estrellitas de ocho puntas. Adornos con piedrecitas blancas talladas en seis facetas. Por el estilo se puede considerar ésta pieza dentro del siglo XIX. Dimensiones: 17 cms. de altura y 5,5 de base. 

 CORONA DEL NIÑO.- De plata sobredorada. Hace juego con la pieza anterior pero con dorado diferente, quizás por motivo de alguna restauración posterior. Tanto ésta pieza como la corona anterior fueron donación de Don Rodrigo Cavallero, para uso indistinto de Calañas y Valverde pero con la condición de que debería ser custodiada en Valverde del Camino. 
Las piezas fueron rehechas en diferentes ocasiones con lo que en la actualidad poco o nada tienen que ver con las de la donación original. Dimensiones: 10,5 cms. de altura y 4 de base. 
 En el año 2002, desde nuestro Cabildo, surgió la idea de invitar al Cabildo de la Hermandad de la Virgen del Reposo de Valverde del Camino a participar en los actos que en Calañas se celebraban en honor y gloria de nuestra Patrona. Éste gesto fue acogido de forma excelente por ellos y ese mismo año, nos acompañaron en el recorrido íntegro de la Procesión. Durante el mismo, se comentó la posibilidad de hablar del tema de la Coronas con el párroco de Valverde y con esas premisas, nos pusimos manos a la obra. El cura, don José, nos recibió encantado y con él charlamos sobre el asunto y como se puede ver en la foto siguiente, puso en nuestras manos esas coronas, que seguramente nunca, por sus dimensiones, llegara a portar la Virgen.
 Los deseos del donante estaban claros, por tanto la pretensión de recuperar las coronas resultaba inalcanzable.




Navegando por Internet, encontré éste artículo relativo al tema que nos ocupa y pensé que podría aportar alguna claridad al mismo, por eso lo inserto a continuación.




No hay comentarios:

Deja un comentario