Opinión


MAS

Patrimonio industrial desocupado

Publicado por : El Morante a : viernes, 21 de marzo de 2014 0 comentarios
El Morante
Por: María Haldón Luna

En la actualidad observo como a muchos de los paisajes industriales que hoy nos rodean se les ha prestado escasa atención. Esto hace que nos encontremos con un patrimonio frágil, en evolución, con unos paisajes culturales que registran un estado de urgencia ante un proceso de desmantelamiento, degradación y abandono.

Frente a esta situación considero preciso generar un nuevo tipo de mirada sobre estos paisajes. Una mirada que retorne al lugar para apreciar la huella de lo industrial, pero también para advertir en estos paisajes otras realidades latentes que hacen referencia a una naturaleza diferente de estos territorios que se esconde detrás de su estética, su escala espacial y temporal.

Solicito con urgencia una mirada integradora que tenga como objetivo explicar la complejidad de estos paisajes, reconocer sus valores históricos, culturales y estéticos, desvelar las cualidades que les hacen poseedores de una identidad propia como paisaje cultural y hacer frente a los numerosos retos que estos paisajes, a diferencia de otros, ofrecen en cuanto a su reincorporación como paisajes aceptados.

En definitiva, reclamo un re-posicionamiento en la manera de mirar que, por el momento, no se ha producido en nuestro municipio. No ocurre así en el resto del territorio (afortunadamente). La máxima de “reciclar o morir”, que rige estos tiempos, ha calado hondo entre algunos arquitectos. Tomemos ejemplo. 

En su gran mayoría, este tipo de rehabilitaciones se deben a la iniciativa pública. En los tiempos que corren no podemos pensar en grandes proyectos, pero sí en pequeñas intervenciones que capaciten al volumen en ruinas de las condiciones mínimas para poder darle uso. En la mayoría de los casos que se dan en la práctica son asociaciones, colectivos, vecinos quienes piden permisos para realizar la intervención sobre el elemento. Está claro que las fuerzas políticas no tienen intención de hacerlo, pero lo mismo con un pequeño empujoncito (permisos, exposiciones de motivos, movilizaciones) nos permiten acondicionar más de un espacio (sobre todo si les dejamos claro que así ya no tienen que cedernos ese local que solicitábamos para nuestro grupo de teatro, música…).

Cuando una edificación queda obsoleta funcionalmente hay que darle necesariamente un nuevo uso, es la única forma de garantizar su pervivencia en el futuro. La puesta en valor del patrimonio material es el primer paso para evitar su destrucción. Además del patrimonio artístico, cuyo valor convencional es obvio, las ciudades disponen de gran cantidad de construcciones menores, anónimas, prosaicas, que tienen un enorme potencial de reutilización. En Calañas existen casos notables de infraestructuras obsoletas (puentes, túneles, depósitos, malacates, almacenes…) que mediante la reprogramación funcional y cierta elaboración material podrían ser puestas en valor, aprovechando las posibilidades intrínsecas de estas edificaciones que, no habiendo sido concebidas para albergar espacios habitables en muchos casos, disponen de excepcionales cualidades estructurales y espaciales. Estos elementos del paisaje son parte de la historia de Calañas, reconocibles por generaciones. Su reutilización constituiría una capa adicional de significado cultural que podría enriquecer y dar complejidad a la historia y patrimonio locales, al mismo tiempo que permitiría optimizar el recurso suelo, no ocupando nuevos terrenos ni edificaciones para usos que podrían desarrollarse en estos “elementos de oportunidad”, ni privando a los ciudadanos de esos usos por no contar con instalaciones que les den soporte.





ALGUNAS ÁREAS DE OPORTUNIDAD DE NUESTRO ENTORNO

Mina de Torerera


Mina de Perrunal


Mina de Perrunal

Mina de La Zarza

Mina de La zarza









RESTAURAR, RECUPERAR, RECICLAR, REPENSAR… 

Antigua Parroquia transformada en Centro Social


Viejo Palacio alberga Exposiciones Temporales


Antigua fábrica transformada en galería de arte


Biblioteca creada por vecinos en nave industrial abandonada


Aprovechamiento de espacio industrial en desuso para la realización de mercadillos, conciertos, proyecciones… 

He querido mostraros algunos ejemplos de intervenciones en espacios industriales en desuso que podríamos trasladar perfectamente a las áreas de oportunidad que se encuentran en nuestro entorno. Como veréis no son proyectos ambiciosos, está claro que no es momento para grandes intervenciones (ojalá siguiéramos viendo reconversiones de antiguas fábricas en museos, archivos, complejos de oficinas…). Se trata de pequeñas modificaciones llevadas a cabo por los propios ciudadanos una vez ganaron la batalla a las autoridades. El discurso es sencillo: - tú no le das uso, déjamelo a mí. Éste es el concepto. Reutilizar, reciclar, renovar, repensar, reinterpretar, restaurar…Y así conseguir cuidar, conservar, resucitar elementos de ese pasado minero gracias al que hoy estamos aquí y hacer que todos acabemos siendo conscientes de que ese elemento ya no es una ruina, sino que es patrimonio (como la Parroquia o el Puente de Sotiel); en definitiva, dar el valor que no estamos dando a los elementos que dieron vida a lo que hoy somos.

¿Utópico? En principio pensarán que sí. Como urbanista y tras estudiar numerosos ejemplos llevados a cabo en diversas ciudades les diré que no lo es tanto, que es posible, como lo es este periódico, pensado, gestionado y elaborado por NOSOTROS MISMOS, los que tenemos que MIRAR POR CALAÑAS. 

Ejemplo Referencia:

- Caso de Can Batlló (Barcelona), colectivo La Col:





María Haldón Luna
Arquitecto

Urbanista

No hay comentarios:

Deja un comentario