Opinión


MAS

La otra Cuba

Publicado por : El Morante a : jueves, 3 de abril de 2014 0 comentarios
El Morante
Por Manuel Contreras Acuña; elmorante.es; contranatura.

La izquierda cubana se desmorona ante el latir del impulso de una generación nueva que no vivió “la revolución”. Poco queda en la memoria de los jóvenes de aquél movimiento de la generación de Fidel ante el opresor, de la lucha de Sierra Maestra o del Che. Mitos de una lucha por el pueblo, de una revolución que quedó finalmente en manos de otras manos opresoras. Hablar de Fidel y del comunismo, de la izquierda, como sinónimos es una burla a la razón política de la lucha obrera y por los derechos ciudadanos.

 Fidel es un dictador armado con la coraza de una revolución cuyo origen fue la liberación del pueblo de la dictadura de Batista y con la notable excusa de un embargo de carácter ideológico (no pasa con China, ni con Corea del Norte, Rusia o los países árabes, que incumplen con los derechos humanos pero con los que hay acuerdos comerciales (sangre por oro)) hacia la isla, y que sigue con un discurso patrio de defensa de Cuba , y que sin embargo coarta la libertad de los cubanos.

Siempre me gustó el Che Guevara subido a su motocicleta, pero no con el fusil. Los fusiles terminan disparando y las balas no entienden de ideologías.

Hoy se abre una brecha cada vez mayor entre la antigua escuela castrista y los jóvenes cubanos, una Cuba que a emprendido un viaje sin retorno a un nuevo sistema económico y político, y que tiene fecha consabida pero no concretada, la muerte de Fidel Castro.

A la espera de los nuevos desenlaces, Raúl Castro anunció hace días nuevas leyes por la que los cubanos pueden comprar y vender viviendas y coches, algo prohibido hasta la fecha, y también tienen la posibilidad de trabajar como autónomos. Las puertas empiezan a abrirse, ¿pero hacia qué lugar?


Imagen de coches en venta en La Habana.
No parece el neoliberalismo, tan atrofiado como el socialismo cubano, una solución que impida la opresión de los más débiles. En China, las diferencias sociales se han abierto aún más, con la apertura económica. Por lo que un sistema integrado que beba de lo mejor de ambos sistemas e incorpore elementos nuevos puede ser más interesante.

¿Quién sabe si Cuba pueda convertirse en un laboratorio en miniatura para otros?

                                http://manuelcontrerasacuna.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Deja un comentario