Opinión


MAS

Las fiestas de la Virgen de la Coronada 2014

Publicado por : El Morante a : miércoles, 7 de mayo de 2014 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,
Por Cristóbal Llanes Baquero.

El domingo de Pregón, por segundo año consecutivo, se vio afectado por unas condiciones meteorológicas adversas y, aunque el recorrido de la comitiva desde la Casa de Hermandad hasta el domicilio del Pregonero pudo hacerse “mirando al cielo de reojo”, una vez terminado el protocolo de entrega de testigo por parte del pregonero del año anterior, el que suscribe, a José Manuel Borrero donde se le daban breves consejos para el cometido que iba a desempeñar y aceptada la invitación a los componentes de la comitiva, el camino de regreso a la Parroquia de Santa María de Gracia, resultó deslucido y con lluvia, evitando así que una comitiva llena de color, ilusiones, símbolos, juventud y mensaje, pudiera lucirse en ese breve trayecto marcado por la proximidad del domicilio al lugar de la proclamación.


 La nave central de nuestra Iglesia, es sin duda alguna el marco ideal para cualquier pregonero por sus condiciones innatas de sonoridad y recogimiento y también por las adicionales que se imponen al escuchante.
 El acto transcurrió conforme al guión previsto y del que diré que resultó muy sencillo y emotivo, tanto la presentación por parte de Cristóbal Baquero, como el pregón en sí, llenando de buenas sensaciones los corazones de público fervoroso que ansiaba escuchar el mensaje del proclamador.

 Después del Pregón, jornada de convivencia organizada por el Cabildo, donde los hermanos pudimos compartir y departir impresiones sobre temas diversos relacionados con las fechas en las que nos encontramos inmersos y partida de los Costaleros de la Virgen para Sotiel Coronada, donde harían sus preparativos para la ya tradicional y emotiva Misa de Costaleros que tendría lugar horas después.
Éste año, para mí, con significado especial, ya que uno de mis hijos, el menor, Daniel, hacía su juramento como Costalero de la Virgen. 

 Excelente jornada de convivencia vivida en los soportales de la ermita, donde la Asociación de Costaleros nos ofreció unos exquisitos aperitivos y refrescantes bebidas. Enhorabuena al recién estrenado Costalero Mayor, mi amigo, Domingo Francisco Hidalgo Borrero.
De todo esto sabes más que nadie, porque la experiencia es un grado que no se te puede cuestionar, y ganas y amor hacia tu Patrona tienes como el que más.

 Los pronósticos para el Lunes de Traída era ya conocidos por todos y paraguas, impermeables y chubasqueros no faltaban en los preparativos para vivir una jornada de alegría que ni tan siquiera la lluvia podría obligarnos a pasarla por alto.

Desde hace algunos años, tenemos el aditivo o quizás la incertidumbre de saber el cómo va a desarrollarse el Plan Romero. Con éstas premisas y para los que íbamos en vehículo particular, el cartelito que dice que formamos parte de la ROMERÍA, nos lanzamos a la carretera hasta llegar a la Venta, donde podemos realizar la primera parada, pero sólo hasta antes de las 12, por lo que apenas si tenemos tiempo de bajarnos del coche y sin mesa de sostén, botellín en mano y empanados dentro del maletero, engullimos el primer aperitivo de la travesía.

Es verdad que nadie nos apremió ni molestó en la parada. A las doce y cuarto ya estábamos en los alrededores de la ermita, donde desde horas tempranas, según comentarios, se habían adelantado algunos romeros a colocar las playeras y mesas en los soportales, por lo que encontrar un sitio para ubicarse resultó difícil.



Claro que si hubiésemos tenido un buen día nada de esto hubiera pasado.
Más de tres horas esperando la ansiada salida de la Virgen para realizar su tradicional visita y despedida a la Virgen de España, en la ermita de las Herrerías. Tregua del agua y se pudo disfrutar "in situ" de unos momentos de devoción y emoción.

De nuevo a mirar las normas del Plan Romero, y con las mismas, a correr otra vez, pues si no se salía antes que la comitiva, no podríamos hacerlo hasta que ésta alcanzase el tercer carril, allá en el cruce con la carretera hacia La Torerera.


 En apenas media hora, nos vimos de nuevo en la parada de la Venta, donde (y esto no es culpa de nadie) el barrizal era inmenso y el agua que no cesaba nos obligaba a permanecer dentro del coche.

A partir de aquí, y ya sin lluvia, se pudo acompañar la entrada triunfal de la Patrona hasta llegar al humilladero y posteriormente hasta la Iglesia, en un excelente ambiente de cordialidad y ganas de pasarlo bien, pues al menos hemos conseguido no vernos agobiados con actuaciones impropias y mal coordinadas.

Algo hemos adelantado, claro que a costa de PERDER, para los que utilizamos el coche, EL CAMINO, LA CONVIVIENCIA, EL COMPARTIR. Mi opinión es que se debe seguir trabajando para intentar lograr recuperar éstos aditivos imprescindibles para todo buen romero, y así poder justificar un corte de carretera durante NUEVE HORAS.

 Durante las mañanas de los siguientes días el rezo del Ángelus se hacía un momento de obligada visita a la Virgen y la breve oración se hacía eco de peticiones y rogativas. Mención especial el día en el que participaban nuestros escolares.

Por la tarde noche el Novenario, con el rezo del Santo Rosario al comienzo, lectura de la Novena a la Santísima Virgen y celebración de la Eucaristía, incluyendo la participación de predicadores invitados como lo han sido Don Longinos Abengózar Muñoz y Don Mario Pérez Sánchez, además del párroco Don Francisco Javier Real Álvarez.
El domingo siguiente no fue un domingo cualquiera del calendario calañés, fue EL DOMINGO DE LA PROCESIÒN DE LA VIRGEN, el día grande de Calañas.

 Desde primeras horas de la mañana, la Banda de música cumplía con su cometido de anunciarnos qué día era. Por eso con alegres pasacalles y pasodobles, nuestro Soy de Calañas volvía a sonar y a esparcirse por el aire del pueblo llenando de calor y color esa espléndida mañana luminosa donde las haya que nos había regalado la Santísima Virgen, para que no sucediera como otros años en los que la climatología nos había dado la espalda y el lucimiento fue algo menor.

El domingo, desde horas muy tempranas, empezamos a preparar nuestras mejores galas, nuestras prendas elegidas para la ocasión, los adornos para las fachadas, las flores para adornar la casa y todo ese conjunto de preparativos que cada año realizamos por éstas fechas. Santa María de Gracia nos esperaba con las puertas abiertas, y en ella, Galana y Damas, Hermandad, Tamborileros, Coral Polifónica, Seises, Sacerdotes, Hermandades invitadas, autoridades, Costaleros, fieles devotos de Coronada, pudimos disfrutar de una magnífica Función Principal.


 Al término de la misma, la Patrona se preparaba para la visita a los hogares calañeses, llevada a hombros de sus costaleros comenzaba un amplio recorrido a los sones de marchas procesionales y toques de tamboril que conformaban el séquito de una procesión que finalizaría en la fachada renacentista de la Iglesia pasadas las tres de la tarde.
 Puja del clavel que portaba la Virgen en su recorrido y emocionante despedida dentro del templo con los acordes de las marchas Mi Amargura y Reina de Calañas. 




En la Plaza del Ayuntamiento y aledaños, tenía lugar la Puja de objetos donados y venta de flores. Ambiente extraordinario el vivido en éstas horas pasadas que se verían culminados con una actuación musical en la Plaza de España para dar rienda suelta a las emociones contenidas.


 El Domingo siguiente, DOMINGO DE LA LLEVADA. Afortunadamente, éste año, podemos decir que hemos quedado bastante más satisfechos que en ediciones pasadas por el desarrollo y aplicación del Plan Romero en los días de nuestra Romería, si bien, creo que nos queda algún camino por recorrer para poder recuperar algunos detalles importantes que con las nuevas normas, de momento, han desaparecido y espero que con la buena disposición de las partes podrá buscarse un punto de inflexión en el que todos salgamos ganando.

Debemos felicitarnos todos los participantes (Hermandad, Fuerzas del Orden (todas), Romeros, etc. por haber tenido un día de Llevada espléndido (quizás algo más caluroso de lo deseado) donde hemos podido compartir, cantar, bailar, beber, comer, rezar, llevar a la Virgen sobre los hombros, y todo ésto, y es lo más importante, exento de crispaciones y malos humores o ánimos exaltados. El paso dado ha sido muy importante.

Quizás no debamos buscar culpables porque sabemos que todos lo somos y de ello nos vanagloriamos ahora. 


 Creo, y estoy seguro de ello, que muchos calañeses hemos pedido a la Virgen que no volvieran a repetirse situaciones no deseadas y que las personas que las provocaban dejaran de hacerlo y que le hicieran saber que Calañas es un pueblo devoto y fiel a sus creencias y tradiciones y que por eso se revelaba cuando veía que ellos, desconocedores de sentimientos profundos y arraigados, querían arrebatarnos el poder poner en práctica unos hábitos que desde niños nos inculcaron.
Gracias Virgen de la Coronada.



El transcurso de los acontecimientos que tuvieron lugar desde el anuncio de la Misa de Romeros hasta la finalización de la fiesta celebrada en la Plaza de España, estuvieron llenos de emoción, alegría y bienestar compartidos.

La primera parada en la venta, nos anunciaba un día lleno emociones y allí empezaba a respirarse el buen ambiente y se tuvo tiempo suficiente para disfrutar. En la ermita y alrededores, los más previsores, habían colocado ya sus pertrechos para disfrutar de esa agradecida sombra que todos buscábamos.

Con la llegada de la comitiva a Las Posás, se organiza una procesión para que nuestra Patrona visite los hogares de los sotieleños que así lo desearan. Ahora el camino se hace lento, las prisas no existen, debemos y queremos disfrutar de esos momentos mágicos que sabemos vivir los devotos de Coronada. ¿cuantas veces habremos cantao "la chiquetita"? ¿y "se van batiendo"? ...no importa cuantas, porque queremos seguir haciéndolo hasta la eternidad. Sigamos pidiendo para que nuestra devoción y tradición no se pierdan, ni deterioren nunca.

Cada año que pase deberemos recuperar algo de lo que nos fue modificado o quitado, si así lo creemos necesario. Ahora, haciéndome eco de las palabras de nuestro cura, la Virgen ha vuelto a su ermita, pero la vida de la Parroquia y del pueblo siguen, y también que no olvidemos que una parada en la ermita es imprescindible para nuestra vida de calañeses y de devotos de Coronada.


No hay comentarios:

Deja un comentario