Opinión


MAS

Ver las miradas de las gentes clavadas en el rostro de Nuestro Señor Cautivo, merece la pena el sacrificio

Publicado por : El Morante a : lunes, 16 de marzo de 2015 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,


Por José Maria Romero.

Cada Jueves Santo, Gregorio Hidalgo Alamillo, nos muestra por las calles al Señor de Calañas. Con cada frase que lanza a su cuadrilla nos transmite infinidad de sentimientos. Una persona que ha hecho mucho por nuestra Semana Santa y hoy queremos que hable con nosotros de ella...

En Calañas, la Semana Santa es muy joven relativamente, al menos su nuevo “nacimiento” ¿Cómo va evolucionando? ¿Cómo la ves tú desde dentro? 

Ya tal vez no podemos hablar de una Semana Santa tan joven, vamos a cumplir  27 años de historia de Hermandad desde su refundación (1989). Por tanto su evolución es sobresaliente si tenemos en cuenta que la Hermandad originaria, que se fundó en 1953, apenas se mantuvo en unos años de vida. Lo que si me gustaría destacar es que el nacimiento de esta Hermandad en sus orígenes tuvo una intencionalidad de gran calado solidario y fraternal, pues en su constitución se creó como Hermandad Obrera de Caridad y beneficencia, lo que demostró que sus fundadores tuvieran una gran conciencia social. Una Hermandad que nació en el seno del pueblo humilde y minero de Calañas.
Ahora mismo no tengo una visión desde dentro porque  no tengo ningún cargo orgánico en la Hermandad. Solo ocupo cargo de Capataz de Paso de Cristo, que no comprende función organizativa alguna de la Hermandad. Pero desde el punto de vista de la ocupación de mi cargo veo un crecimiento positivo, se mantiene la cuadrilla y además va aumentando el número de costaleros.

Capataz, ¿cuando te das cuenta que puedes dirigir un paso? 

Cuando me vino a buscar, hace ya 27 años, el Hermano Mayor de la Hermandad recién fundada, me ofreció que debido a mi experiencia como  costalero en la Semana Santa de Huelva me hiciera cargo del Paso del Cautivo en Calañas, entonces yo le comento que aún no estoy preparado para dirigir un Paso. Pero el Hermano Mayor me insiste que El Cautivo  hace  treinta años que no sale y en su primera salida le gustaría que lo sacara una cuadrilla de calañeses y bajo la dirección de un capataz del pueblo, después de una larga conversación acepté el puesto. Así que los primeros años fui creciendo como costalero en Huelva y aprendiendo como capataz en Calañas. Tuvieron que pasar unos cuantos años y al  tener algunas propuestas para dirigir otros Pasos me di cuenta de que no lo debía estar haciendo muy mal, que de alguna manera estaba preparado para ser capataz. Pero insisto fueron años más tarde.

¿Cómo fue la primera vez que golpeaste el llamador para sacar al Cautivo?

Pues se unieron muchas emociones, en primer lugar  tuve presente la antigua Hermandad,  los motivos de su nacimiento y la función social que pretendían llevar a cabo, y recuperar esto era de alguna forma rendirle homenaje a tan noble objetivo. Era continuar con el sueño de unos calañeses, una manera de seguir con la tradición de nuestros abuelos, fue una carga emotiva fuerte. También fue muy emotivo porque  un grupo de jóvenes calañeses  habían sido capaces de refundar la Hermandad contando con pocos medios, pero desde luego apoyado por todo un pueblo. Y para mi muy particularmente, ver y sentir como  una cuadrilla de costaleros calañeses sacaba al Cautivo después de treinta años por las calles de Calañas. Yo creo que para todos, tanto para los mayores donde se unían muchos recuerdos, como para los jóvenes donde se alcanzaban tantos sueños,  la primera salida fue algo inolvidable. Y además  todos pudimos sentir que   nuestro Cautivo seguía teniendo una devoción muy arraigada  a pesar de los treinta años que llevaba sin pocesionar.  Fue el milagro de tantas oraciones y peticiones: Ver salir en Semana Santa al Cautivo en la madrugada Calañesa.

En aquella primera salida, como anécdota contar que la Virgen fue portada por una cuadrilla de Huelva y al frente venía un capataz veterano y conocido en la capital, al que yo admiraba por su recorrido y  forma de trabajar. El Capataz de Huelva al verme en los momentos de inicio tan nervioso, me dijo que si me sacaba el Paso a la calle y me habló de la dificultad de la puerta. Yo le contesté: que El Cautivo salía después de treinta años y que lo iba a volver a sacar una cuadrilla de calañeses y un capataz de Calañas. ( ahí aún  no lo sabía pero creó que fue la primera vez  que me sentí Capataz). Al final con la seguridad que tenía en mis costaleros y lo bien que habíamos preparado la puerta, salimos a la plaza bajo la atenta mirada de la luna y arropado de tantos corazones que latían al unísono. Entre todos El Cautivo Salió después de treinta años de nuestra Parroquia.



¿Crece el número de costaleros?

Este año concretamente hemos tenido cuatro altas y además estoy muy contento porque representan un salto generacional. Ha habido algunos años donde la cuadrilla ha ido muy justa, pero gracias a Dios llevamos unos años bastante buenos. De todas formas hemos aprendido mucho de los momentos de mayor dificultad y es en esos momentos donde más hemos crecido como cuadrilla y hermanos en Cristo. Gracias a todos porque son un grupo de una gran calidad humana.

¿Crece el número de penitentes? 

No tengo datos al respecto, como te decía antes no tengo cargo orgánico en la Hermandad y no tengo esa información.

¿Esos Jóvenes que desde que nacieron, la Semana Santa está instaurada en Calañas, se involucran en Ella? 

Pues si. Hasta ahora en casi todas las Juntas de Gobierno ha habido personas desde los inicios. Yo creo que eso le ha dado continuidad a la labor. Poco a poco se va dando el relevo generacional tan  necesario para que la Hermandad siga creciendo y afianzándose en la Parroquia. Sí me gustaría que el relevo fuera un poco más rápido, yo en mi caso llevo en el cargo desde el principio y creo que es bueno  que otra persona ocupe el puesto y le sepa dar los cambios oportunos. El relevo debe garantizar la continuidad, el traspaso de las costumbres y el valor de los cambios que se necesiten.

¿Cuál es el momento a tu gusto, más emocionante de la procesión de tú Cautivo? 

Tengo dos momentos. En primer lugar el momento de la salida a la calle,  me gusta mucho ver la parroquia con todos los hermanos y hermanas de la Hermandad junto a sus Titulares para realizar la Estación de Penitencia. Porque no hay que olvidar que no salimos para que nos vean, sino que nos ven porque salimos, por que salimos para realizar nuestra Estación de Penitencia. Y una vez pasada la puerta de la Iglesia y  ver las miradas de las gentes clavadas  en el rostro de Nuestro Señor Cautivo, merece la pena el sacrificio y el trabajo para salir a la calle. Son momentos  muy intensos, de oración,  de  petición y  por supuesto de mucha esperanza… Un año más El Señor nos visita en la madrugada.
En segundo lugar, una vez el Paso dentro del Templo, la última “chicotá” que comprende  desde la puerta hasta su lugar de reposo del Paso. Esta “chicotá” para mí es muy especial y por supuesto intento ya no ser capataz y ser una más en la cuadrilla. Es un reconocimiento a todos los costaleros, a su esfuerzo, a sus noches de ensayos, al cumplimiento de sus promesas; y sobre todo a la valentía que tienen ayudando a cargar con la Cruz de Nuestro Señor. Para mi estos segundo es la Gloria, solo queda cerrar los ojos escuchando el racheo  de los costaleros y el latir de tantos corazones y  acompañar a Nuestro Padre Señor El Cautivo hasta el final del trayecto, a sabiendas que este no será el final, solo el comienzo de una nueva esperanza… una esperanza que para los calañeses  será anunciada al repique de campana el lunes por la mañana… una esperanza que entrará al anochecer del lunes en Calañas en los brazos de una Rosa.

Muchos ensayos, mucho sacrificio, mucha ilusión, mucha fe, y llega Jueves Santo y a las 22:00 está lloviendo ¿Te pasó alguna vez?   ¿Qué se siente?

Afortunadamente nos ha pasado una sola vez en tantos años de salida. Yo sentí  tristeza por tantos  esfuerzos y tanta ilusión, pero salir como decía antes no debe ser la prioridad, así que con hacer la Estación de Penitencia dentro del Templo debemos quedar  igual de contentos.  Estar  tranquilos por el trabajo bien realizado durante todo el año cumpliendo con nuestros Estatutos y actos de Culto. Y comenzar a aunar  las fuerzas necesarias para seguir trabajando por la próxima salida.

¿Cuál es tu marcha favorita, la qué más te gusta que bailen tus costaleros? 

Hay varias, pero me quedo con dos: “Alma de Dios” y “La Saeta”.

La Levantá oficial, el Vía Crucis, ¿Cómo son estos actos desde de la perspectiva del Capataz? 

La levantá Oficial, más bien es un acto de comprobación del montaje de los pasos, por si hay algo que no haya quedado en perfecto estado, y posteriormente se puedan tomar medidas antes de la salida. Es un acto íntimo y de comprobación de la Hermandad que se ha convertido en un acto público con gran afluencia. En la actualidad es un acto más del Jueves Santos, un acto importante de la Hermandad que  se ha convertido en el pórtico de nuestra Procesión.
En el Vía Crucis  la figura del capataz ya es menos necesaria, porque el costalero ya no carga a costal y por tanto no es tan necesaria esta figura. Por tanto yo la vivo con recogimiento y mucha Fé. Desde luego tenemos un Vía Crucis precioso y la suerte de tener una imagen impresionante.

¿Ves la posibilidad cercana, de que salga un paso más de los que sale en la actualidad?

No la veo, es muy difícil mantener dos Hermandades en el mismo pueblo. Hablo de Hermandades de Penitencia claro. Yo participé en un proyecto  con otras personas de crear otra Cofradía  hace algunos años, pero abandonamos la idea  para no hacer daño o perjudicar a la Hermandad del Cautivo.

 Ves cercano, siguiendo con la misma pregunta, ¿Qué en otro día de la Semana Santa, sea el miércoles, el martes… haya un nuevo paso procesionando por las calles de Calañas?

Yo no lo veo, pero me gustaría mucho.

¿A parte del Cautivo has sacado más pasos?

Como Capataz  he sacado algunos años a María Auxiliadora en Calañas y a Amargura en su aniversario. He tenido varias oportunidades de dirigir otros Pasos, pero no acepté en ningún caso. Mientras sea capataz del Paso del Cautivo en Calañas será muy difícil que le dedique tiempo a otro. Y como costaleros si que tengo experiencia en muchos pasos.



¿Qué te emociona más como capataz, la cuesta de "Las pavitas" o "el encuentro"?

La “cuesta” las pavitas. Es una calle estrecha y que por su dificultad de la subida es muy bonito ver pasar los pasos. Para portarlo por esa calle y llevarlo bien por las características de la cuesta es muy difícil, pero estas circunstancias lo convierten en uno de los lugares fuertes de la procesión de esta Hermandad.
La cuesta es coma la vida misma, difícil y llena de sacrificio, pero  al final de la cuesta está   el Templo… y ese es el mejor premio… porque es la casa de Dios.

¿Qué costalero lleva la iniciativa dentro del paso?

El trabajo en el Paso es una tarea en equipo, pero hay algunas labores donde el Capataz debe contar con el apoyo de algunos costaleros para su ejecución. Por ejemplo en las “levantá” nos apoyamos en  varios costaleros, otro realiza la ejecución cuando bailamos una marcha, otros son fundamentales cuando realizamos una “revirá”, etc. Pero en definitiva es un equipo, una cuadrilla de costaleros  y un solo corazón.

¿Cómo se lleva a cabo una igualada?

La “igualá” consiste en colocar a los costaleros por igualdad de altura y por “trabajadoras”, yendo los distintos palos de mayor a menor. Pero esto en un paso con las características del nuestro y una cuadrilla tan justa pues es un poco complicado, pero bueno intentamos que la “igualá” sea la más correcta, porque de ella dependerá mucho nuestro rendimiento en la Estación de Penitencia. La “igualá” es muy importante.

Para despedirnos te brindamos el periódico y que hagas un llamamiento en unas líneas animando a todo el que quiera meterse a costalero.

Pues agradecer que os hayáis acordado de mi para esta entrevista y la oportunidad que me dais para aprovechar y desear a todos vuestros lectores una feliz Cuaresma y Semana de Pasión.

Y desde aquí invitar a todos aquellos que  quieran o estén interesados a vivir la experiencia de portar el Paso del Cautivo. Creo que como experiencia es única. Que ser costaleros también es  una forma  de hablar con Dios, por tanto una manera de orar. Si algunos os animáis a rezar portando al Cautivo, deciros en nombre de la cuadrilla: que os acogeremos como hermanos en Cristo y que nuestra razón de ser es portar la cruz de Nuestro Señor en su Pasión.


Gregorio Hidalgo Alamillo
Capataz del Paso del Cautivo

No hay comentarios:

Deja un comentario