Opinión


MAS

Madrid C. F. La consumación de un abandono

Publicado por : El Morante a : jueves, 14 de mayo de 2015 0 comentarios
El Morante
Publicado en : , ,


Por Cristobal Baquero.

Miércoles, 14 de enero de 2015, OCTAVOS de final de la copa del Rey, el Real Madrid cae eliminado por el Atlético de Madrid.
Sábado, 7 de marzo de 2015, jornada 26, el Real Madrid cae 1-0 en Bilbao perdiendo la condición de líder que había alcanzado con la victoria a domicilio contra el Getafe en la jornada 10, no sabiendo gestionar una ventaja que era de 4 puntos muy pocas jornadas antes.

Miércoles, 13 de mayo, el Madrid es eliminado por la Juve, que no era el coco del sorteo precisamente, en las semifinales de la Champions League.
En la liga pasada, disputándosela en casa y con todo a su favor para ganarla y conseguir por primera vez el triplete, fue incapaz de mantener la consistencia necesaria para alcanzarlo.

¿Casualidad? ¿Hechos aislados? ¿Cosas del fútbol?

La aportación táctica de Ancelotti al Madrid ha consistido en replegarse en dos líneas de cuatro delante de su área, más o menos como en los ochenta pero sin meter el pie. En algunos de los últimos partidos alinear a Ramos de centrocampista, dejándolo en evidencia, y, en el partido de ida de las semifinales ante la Juve, tapar “delicadamente” a Pirlo con Gareth Bale.
No se puede colonizar el área contraria sin asegurar la propia.

El Madrid no presiona, no roba, no encima, acompaña tímidamente la jugada, pero, sin molestar. Sólo las aventuras en solitario de algún jugador persiguiendo el balón, más para complacer al público que por efectividad, consiguen recuperar alguna pelota. Cada jugador del equipo contrario ejecuta la acción sin que su par anticipe la reacción. No gana balones divididos ni rechaces, concede espacios para centros y para tiros. Los jugadores que vienen a recibir de espalda, entre líneas, medios centros y medias puntas, lo hacen solos, superando posiciones defensivas sin oposición. Si los delanteros presionan la salida de los centrales, el centro de campo y la defensa no acompañan y el equipo se hace muy largo y se parte.

En estas circunstancias es imposible controlar los partidos, todos los equipos que juegan contra el Madrid tienen opciones, posesión y control. Finalizan todas las jugadas, le crean ocasiones. Cualquier equipo te pinta la cara, tanto en casa como fuera.



Todo esto, son cuestiones técnicas.
Las reservas físicas, junto con la enorme calidad de los jugadores, ayudaron a que en la temporada pasada se ganarán Copa y Champions, campeonatos más propicios, por ser eliminatorias, a golpes de talento.

Cuando se ficha a un entrenador, se hace por criterios de aptitud, de conocimientos, de calidad, de currículum, etc. Calificativos como conciliador, perfil bajo o buena persona son, en algunas ocasiones pluses, en otras, cualidades ajenas al talento. En el caso de Ancelotti no le hacen justicia, tienen cierto tufo a crítica al entrenador anterior y no a reconocimiento. Mourinho es pasado.
Se contratan con una única misión, sacar el máximo rendimiento de sus jugadores. Para ello utilizarán las herramientas técnicas, tácticas, físicas y anímicas que consideren necesarias. El material humano lo ponen los clubes, y el Madrid pone en tus manos lo mejor de lo mejor, y, al igual que son pocos los jugadores que tienen calidad para jugar en el Madrid, en el Barcelona o en el Bayern, tampoco son todos, los preparadores capacitados para entrenarlos, solo unos pocos de privilegiados disponen del magnetismo, la capacidad de convencimiento, el genio, la inteligencia o el don, llamémoslo como queramos, para convencer a la élite de la élite de que su trabajo físico, su sacrificio colectivo, su disciplina táctica, la intensidad defensiva y la voluntad de hacerlo todos los partidos, les beneficiará como equipo y, por extensión, como jugadores. El esfuerzo puesto al servicio del equipo redundará en la consecución de campeonatos y en reconocimientos individuales.

Hasta este momento Ancelotti no ha demostrado ser capaz de ello, el equipo transmite síntomas de no estar trabajado, sobre todo, posicionalmente. No está convencido. Es perezoso y tiene ritmo de entrenamiento cuando defiende. El entrenador no ha llegado a ellos. Ha hecho una pésima gestión de la plantilla, agotando a titulares y desconectando a los reservas. Consecuencia, ha llegado a mayo sin recursos. No ha tomado decisiones (Casillas, Bale, Varane, Ramos, los laterales…..), ó han sido políticamente correctas.

El trabajo y el orden son absolutamente necesarios para desarrollar el talento. Lo dosifican, lo desbloquean, le conceden fluidez y efectividad. No ha existido ningún equipo de los que se queda en la memoria colectiva que no utilizara el orden y la intensidad táctica para alimentar el talento individual. Sin esto, jugar 4-3-3, 4-4-2, adelantado o atrasado es absolutamente irrelevante.

¿Cómo un equipo intenso, vivo, enérgico y trabajado, desemboca en este estado? Pues porque a fecha de hoy, el Real Madrid está definitivamente abandonado a su talento.


No hay comentarios:

Deja un comentario