Opinión


MAS

Paco Cruzado presenta "La nueva escuela bolera"

Publicado por : El Morante a : domingo, 14 de junio de 2015 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,


Por Juan José García 

A la hora de hablar de Paco Cruzado, es difícil buscar atributos que expresen adecuadamente su labor como guitarrista, compositor y productor, porque dicho ejercicio resulta tan inefable que hasta los mejores adjetivos pueden parecer minúsculos a su lado. A pesar de que para valorar a un músico y su legado, no exista tabla u ecuación que puedan clasificar lo que al final solo determinamos por el juicio de los variados gustos de cada uno, es evidente que solo por su carrera, obra y artistas con los que ha trabajado, Paco ocupa uno de los cánones más altos de los que puede presumir la sangre calañesa. Curiosamente, los primeros premios le vinieron tras cantar en concursos de fandangos de la provincia, cuando solo tenía nueve años. Aunque ya a los doce comenzó su andadura por el universo de la guitarra, y la convirtió prácticamente en una prolongación natural de sus manos. Horas y horas de práctica que ligaron a su nombre la palabra virtuosismo, y esta a su vez no tardó en invocar las de reconocimiento y un sin fin de premios, entre ellos el concurso nacional de guitarra de Chiclana de la Frontera.

Dicen algunos de sus amigos y compañeros de generación, que apenas le conocieron hasta casi pasada  la juventud, ya que le estaba entregando gran parte de su vida a un instrumento, que poco después le devolvería con creces todo el crédito de ese esfuerzo. Algo en lo que también tuvo que ver, el haber contado desde el principio con un gran maestro como es su padre, que junto con Gonzalo Clavero y José Pérez Sánchez, han bordado y siguen bordando, la historia del flamenco en Calañas con letras de oro. 



Titulado como profesor de guitarra clásica por el conservatorio de música de Huelva y profesor de guitarra flamenca por el conservatorio superior de música de Córdoba, Paco combina su oficio, impartiendo clases de música en la escuela municipal de Aljaraque, con trabajos para el Festival internacional de guitarra de Siracusa, la feria del libro de Guadalajara (México), el Instituto Cervantes de NewYork, los festivales flamencos de China y EEUU, el Teatro Real de Madrid, el Teatro Liceo de Barcelona, el Festival de música étnica de Johannesburgo, o en compañías de baile como las de Manolo Marín o Eva Yerbabuena.
Ha acompañado los grandes nombres del flamenco, como Miguel Poveda, Carmen Linares, Arcángel… además de haber compuesto y producido la música para diversos espectáculos, como el de “Mudanzas Boleras 1812-2012”, estrenado con gran éxito de crítica en la bienal de flamenco de Sevilla y en el Festival de danza de Jerez.


De carácter humilde y con la virtud de querer pasar desapercibido, aun cuando es una figura tan reconocida, no ha sido hasta ahora cuando ha decidido lanzar su trabajo discográfico, bajo el título de “La nueva escuela bolera”. Toda una labor de años de investigación, recuperando piezas y la manera de interpretar de la España de los siglos XVIII y XIX, en la que Paco expone sus propias composiciones, envolviéndolas en el estilo tradicional de la época y dotándolas de aires flamencos. Un impecable ejercicio de musicología donde no pretende reinventar lo más mínimo, en esta época de experimentos sonoros y laberintos de fusiones, sino más bien hacer brillar la grandeza de nuestras raíces, algo que consigue a la perfección. 




El disco, que ya se encuentra en Spotify y puede adquirirse por Amazon mediante descarga directa, está compuesto por doce joyas sonoras, donde su guitarra nos transporta al pasado con piezas que a pesar de ser nuevas, suenan como clásicos de toda la vida. Canciones que detrás de su aparente simpleza, guardan profundas melodías que cobran mayor intensidad en cada nueva escucha. Un más que recomendable trabajo de composición y producción, para este inigualable artista onubense que no se olvida de sus raíces calañesas, ni mucho menos de las raíces de su música.

No hay comentarios:

Deja un comentario