Opinión


MAS

Crónica del Carnaval 2016

Publicado por : El Morante a : lunes, 8 de febrero de 2016 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,


Por José María Ortega

Domingo 7 de febrero, los grupos se suben a la puerta del ayuntamiento y todos juntos cantan “Mil Amores”, pelos de punta para los amantes del carnaval calañés, que cada vez son más, y momento inolvidable, así acaba la tarde del domingo, el tercer día de carnaval, después a quemar el gurumelo y a terminar de formalizar la conclusión de este carnaval 2016, que ha sido, simplemente fantástico.

Todo comenzó el viernes por la noche, seiscientas personas abarrotaban el salón multifuncional esperando que se abriera el telón, seis horas después salieron totalmente satisfechas del espectáculo que los grupos de carnaval les acaban de ofrecer, incluidos un pregón entretenido y entrañable a cargo de Rodrigo Romero y una presentación impecable de Paqui Hidalgo. Vicente hace cantera y pinta de sueños copleros las voces de unos niños que cantan los primeros, llenando de colores el comienzo de la noche, eso sí, les faltó pintar la fachada del ayuntamiento, la siguiente generación promete, no hay más que mirarlos.

Después el cuarteto, Armando y los suyos consiguen hacer reír al público y su parodia con tintes surrealistas y muy calañesa, alcanza su punto álgido en la preparación de una exquisita receta de cocina, sencilla y deliciosa.
Terceras, las guapas costureras, ellas siguen en su línea ascendente, una comparsa, dulce, joven y elegante que llenó de merecidos aplausos su actuación, a este ritmo no les faltarán pantalones para cogerles el dobladillo.

Seguidamente los esforzados andarines que siguen desojado, de manera acertada, disfraces del día a día calañés, los cuplés de José María el de Anita no han perdido frescura y continúan haciendo reír a todos, un grupo en el que, por motivos de salud, faltó uno de sus buques insignia, Daniel, por suerte, sin actuar, acompañó en el escenario a su chirigota aunque él no se dio la caminata, prefirió ir en carro o en coche.

Los Serenos volvieron, y volvieron a encandilar al público con sus coplas, Contioso, no sólo llega al alma con sus pasodobles, sino que además, hace reír con sus cuplés, todos los carnavaleros estamos de enhorabuena, los Serenos vuelven a levantarse.
Seguidamente llegaron unos carteros que ya pueden presumir de su madurez carnavalera, ocho años así lo confirman, sus coplas también, con el descaro de la juventud, transmitieron sentimientos y muchas sonrisas, ellos tienen una gran ventaja, no sólo son carnavaleros, además son chirigoteros y eso en sus actuaciones se nota, y por esos nos gustó correos, correos.

Finalmente la comparsa de Vicente hizo redoblar las campanas, y llenó de versos y fuerza la conclusión del acto, una comparsa donde se agradeció la vuelta de Mario Piño, que cantó codo con codo con su hijo, haciendo repicar, junto al resto de componentes de la comparsa, el corazón de los carnavaleros, magnifico fin de fiesta. El día después, pasacalles, donde la lluvia respetó y las calles se llenaron de disfraces, un pasacalles multitudinario, alegre y numeroso, un pasacalles a la altura de nuestro pueblo y nuestro carnaval. Una desenfadada locura de coplas, colorido y alegría que concluyo en un baile que se alargó hasta las siete de la madrugada, un fiestón en toda regla y al día siguiente, lo que les contaba al principio. Un carnaval, para enmarcar.

No hay comentarios:

Deja un comentario