Opinión


MAS

Impresiones de cicilstas calañeses en la pasada "Huelva Extrema"

Publicado por : El Morante a : martes, 26 de abril de 2016 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,

Tres días después de la "Huelva Extrema", las opiniones de todo tipo de muchos de los 2000 participantes, siguen quemando las redes sociales. Por ello hemos querido conocer las impresiones de algunos de nuestros ciclistas locales que han participado en ella, pero antes queremos aprovechar para rectificar que los primeros en llegar a la meta, del Club Ciclista de Calañas, fueron Manuel Barrero y Pedro José Vargas, que decidieron entrar a la vez marcando un tiempo de 10 horas y 5 minutos, entrando Alex Morales 10 minutos después.

La prueba estuvo marcada por la dureza de los carriles tras las lluvias, y las situaciones de embotellamiento que hicieron que muchos de los participantes no pudieran acabar la carrera a causa de los retrasos que le impidieron llegar a tiempo a las zonas de corte.

A continuación exponemos la experiencia de Manuel González, que logró acabar la carrera en su debut con un tiempo de 11 horas y 13 minutos, cargado con más voluntad que física:



Viernes 22. Tic tac..., comienza la cuenta atrás; esto está aquí ya, ¡no hay marcha atrás!
A media tarde del viernes quedé con mis compañeros y amigos del C. D. Ciclista Calañas para preparar y montar nuestras bicis en la furgoneta que el Ayuntamiento nos había cedido desinteresadamente. Entre charlas y risas, en el ambiente se respiraba nervio, muchos nervios pero aún más ilusión. - Vamos a casa compañeros que mañana nos queda un día muy duro por delante. ¡Venga cojones que nosotros podemos con todo esto y más!
Llegué a casa y preparé todo minuciosamente. No se me podía olvidar nada: geles, barritas, zapatos, mochila, casco, guantes y, cómo no, la equipación de mi Club. Noche de insomnio, hormigas en la barriga, horas muuuuy largas...pero muchísima ilusión.

Sábado 23. A las 5 de la mañana ya estaba el tío arriba y con su mejor sonrisa puesta. Juntos, con mis compañeros del club, nos montamos en los coches que nos llevaban hacía Almonaster - agradecemos de corazón toda la ayuda desinteresada que se nos ha prestado desde el Ayuntamiento y el Voluntariado. Sin ellos todo hubiera sido mucho más complicado.- Una vez en Almonaster nos montamos en las bicis y ya, sí que sí, Huelva Extrema ¡vamos a por ti!

Los primeros kilómetros fueron bastante duros. El terreno estaba intransitable, barro a punta de pala, charcos, tapones de gente..., eso junto a la lluvia, hizo que la primera parte hasta El Campillo se hiciera un poco más complicada, pero mi cabeza siempre pensaba en positivo, nunca en negativo.- Vamos Calostro que antes de la 13:15 hay que estar en Campillo, ¡aprieta cojones! - Cuando veía malas y no buenas, el tío se bajaba de la bicicleta e intentaba dosificarme al máximo. Aún quedaban muchos kilómetros por delante.

Una vez pasado Campillo, lo único que me motivaba era que el próximo avituallamiento era en mi pueblo, así que venga a seguir pedaleando. Llegando a Calañas no pude evitar sentirme nervioso a la vez que contento, sabía que mi gente estaría allí para darme aliento. ¡¡Qué orgullo de pueblo!!, todo el mundo animando. Subí la cuesta del gimnasio adelantando a los demás ciclistas, vaya subidón. Llegué al Real y allí la acogida fue brutal. Gracias señores, ¡gracias! Parada obligada en el avituallamiento y allí me esperaba mi mujer que me cargó de geles, fruta, barritas...pero entre todos me cargasteis las pilas.

 Desde Calañas hasta Las Cruces fue como un paseo para mí porque iba super-motivado, aunque allí se me vino la pila abajo y me dio un pequeño bajón. Empecé a sentirme cansado, las piernas empezaban a resentirse, pero mis pensamientos estaban muy lejos de un abandono, así que me bajé de la bici y me puse a andar. A andar con la cabeza mirando hacia adelante, nunca para atrás y así durante dos o tres kilómetros. - ¡Vamos Calostro! Hay que seguir que todavía queda un poquito...- Así que me monté de nuevo en la bici y comencé a sentirme mejor, cada vez mejor. - Venga que en peores plazas hemos toreado... - Así que con dos cojones y con mucho positivismo me encajé en San Bartolomé a eso de las 17:40 horas. Cada vez veía la meta más cerca. Una vez pasado el corte de S.B. ya no me podía venir abajo, así que pedaleé con las fuerzas que me quedaban, que ya no eran muchas y conseguí llegar a Punta Umbría. Llegué a meta a eso de las 19:50 horas y allí me esperaba mi familia, lo que me dio fuerzas durante toda la prueba para seguir pedaleando.



He conseguido un gran reto, me he superado a mí mismo y eso me enorgullece, no hay que rendirse nunca.
Vuelvo a agradecer al Ayuntamiento de Calañas por la cesión de la furgoneta para llevar nuestras bicis desde Calañas hasta Almonaster y desde Punta Umbría hasta Calañas,al Tirita, Pikini, Perico y Christian por ejercer de chofers, al voluntariado de Calañas, a mi familia y, cómo no, al Club C.D.Ciclista Calañas, a mí club. Sin ellos nada de esto sería posible. Con paciencia y saliva ...¡¡ya sabéis compañeros!! ¡¡Se os quiere!! Gracias, gracias y mil veces GRACIAS.

Manuel González 


Os dejamos ahora con las impresiones de  Pedro Suarez, que a pesar de haber finalizado la parte más difícil y superar una odisea de embotellamientos bajo el barro, no pudo continuar a su paso por Calañas tras una sobrecarga de cervicales:



Mi opinión sobre la carrera básicamente va dirigida a la nefasta organización de la misma, pues se les fue de las manos una prueba de tal envergadura. Nada más salir quisieron meter a 2000 ciclistas por carriles de cabras donde era imposible dar una pedalada sin que te chocases con un compañero o cayeras al mismo. Esto hizo que tuviéramos que bajarnos de la bici y continuar a pie cargando con ella. Si sumamos a esto el barrizal provocado por el tiempo y los que habían pasado, se convertía en un auténtico infierno. 

Imagen: Huelva16
Con respecto a los avituallamientos quedé bastante decepcionado porque se agotaba el aceite enseguida, lo que provocaba numerosas rupturas de cadenas, y hacer aun más duro el viaje. 
Como punto final despúes del gran error de la salida y pérdida de tiempo, no quisieron alargar las horas de corte o compensar a aquellas personas que habían salido una hora más tarde que los primeros. Como conclusión creo que es una carrera hecha solo para los 100 primeros ciclistas que optan por coger un bueno puesto.

Pedro Suarez

Para finalizar hablamos con Alex Morales, que a pesar de que llevaba un buen ritmo en gran parte de la carrera, un dolor de espalda le hizo retrasar algunas posiciones, aunque consiguiera llegar a la meta con más sacrificio si cabe. Nos pide que compartamos aquí su comentario en las redes sociales, en el que evaluaba su experiencia al día siguiente:



Otro año más y este también especial por lo que he pasado para llegar a la prueba medio bien. El que me conoce sabe los problemas que tuve. No me sabe igual que hacerla con mis amigos Carlos Romero Gervasini y Matis Rodriguez Pereira como el año pasado, pero tenía que ser así. 

Gracias a mi hermano Armando por venir conmigo unos kms, que con su apoyo me ayudó muchísimo y gracias Inma Sanchez Garcia por su apoyo y su confianza para terminar esta prueba....seguiremos dando caña

Alex Morales

No hay comentarios:

Deja un comentario