Opinión


MAS

Descubren nuevas propiedades del aceite de oliva

Publicado por : El Morante a : jueves, 9 de junio de 2016 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,
Marina Sánchez
 El grupo de investigación Farmacología Experimental y Farmacia Clínica, que dirige en Sevilla la calañesa Marina Sánchez junto con Catalina Alaracón de la Lastra, vuelve a ser noticia por sus descubrimientos científicos, en este caso relacionados con los beneficios del aceite de oliva virgen extra, frente a la prevención del lupus y la inflamación de las articulaciones. 

Adjuntamos ambas notas de prensa de la Universidad de Sevilla, de las que se han hecho eco distinos medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales, a la vez que damos  la enhorabuena a Marina por su gran trabajo, que además sirve para potenciar aun más uno de los productos más sanos y distintivos de nuestra cocina,  como es el aceite de oliva.

 El Aceite de oliva virgen extra para prevenir y tratar el lupus.


Este trabajo surge de la tesis doctoral de la investigadora Marina Aparicio que ha sido dirigida por las profesoras Marina Sánchez y Catalina Alarcón de la Lastra,  del Departamento de Farmacología de la Universidad de Sevilla, en el contexto del proyecto del Estudio Químico Biodirigido y Caracterización Farmacológica  del Aceite de Oliva Virgen Extra en el Lupus Eritematoso Sistémico Expremiemental.


El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad crónica, es decir, para toda la vida, en la cual el sistema inmune (encargado de la defensa de nuestro cuerpo) comienza a atacarse a sí mismo pudiendo dañar a cualquier órgano, aunque habitualmente las zonas más afectadas son la piel, los riñones, las articulaciones y el propio sistema nervioso. Los enfermos de LES pueden sufrir un importante número de complicaciones que repercuten en su vida diaria y obligan a una vigilancia médica constante. A menudo el diagnóstico de la enfermedad es difícil ya que los primeros síntomas, generalmente dolor en las articulaciones, fatiga, manchas cutáneas y fiebre, pueden confundirse con los de otras enfermedades comunes.

En datos, el LES afecta a entre 4 y 250 personas por cada 100.000 habitantes de la población mundial y en el 90% de los casos aparece en mujeres en edad fértil. Las causas de esta enfermedad son aún desconocidas, aunque se cree que hay factores genéticos, medioambientales (el estrés, los rayos ultravioletas o algunas infecciones), la toma de ciertos medicamentos (algunos antidepresivos y antibióticos, por ejemplo) y hormonales (principalmente los estrógenos) que parecen estar implicados en la aparición y desarrollo de esta dolencia.

¿Existe tratamiento?

A pesar de los avances realizados en el tratamiento del LES, hoy día no existe un tratamiento curativo eficaz, aunque ciertos fármacos como los inmunosupresores que deprimen el sistema inmune, los corticoesteroides que muestran también propiedades anti-inflamatorias y los antipalúdicos (usados históricamente en el tratamiento de la malaria) ayudan a controlar los síntomas y la progresión de la enfermedad. Sin embargo, estos fármacos no son específicos para el tratamiento del LES y frecuentemente producen múltiples efectos adversos indeseables que repercuten en la salud de los enfermos.



En los últimos años se ha demostrado que ciertos tipos de dieta como la mediterránea puede prevenir y mejorar diversas patologías sin producir los efectos indeseables que acompañan al tratamiento farmacológico habitual. En este sentido, diversos estudios también han confirmado que el consumo habitual de aceite de oliva virgen extra en el contexto de una dieta mediterránea equilibrada, es eficaz en la prevención de ciertas enfermedades relacionadas con la inflamación crónica y la desregulación del sistema inmune asociado a una mejoría de la sintomatología clínica.

El aceite de oliva 

El aceite de oliva virgen extra se obtiene directamente de la aceituna sin ningún tipo de tratamiento químico. Este procesamiento natural hace que contenga una serie de compuestos beneficiosos para el organismo que no pueden encontrarse en otros tipos de aceite de oliva y que han demostrado ser capaces de prevenir y mejorar el desarrollo de diversas enfermedades como las cardiovasculares y digestivas, neurodegenerativas y también diversos tipos de cáncer, principalmente colorrectal, pulmón y ovario. Además, recientemente, desde el grupo de investigación Farmacología Experimental y Farmacia Clínica de la Universidad de Sevilla hemos demostrado cómo una dieta rica en aceite de oliva virgen extra es eficaz para prevenir y tratar la artritis reumatoide, una enfermedad reumática relacionada con el LES, en un modelo experimental en ratones.

Sin embargo, a pesar de las múltiples evidencias de los efectos beneficiosos del aceite de oliva virgen extra, no existían hasta ese momento estudios experimentales o clínicos (esto es, con personas) que demostrasen estos efectos positivos en la prevención y tratamiento del LES. Por ello, reprodujimos un modelo experimental de LES en ratones con el que se provocan síntomas similares a los de esta enfermedad en humanos (según el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos) y a los que alimentamos con una dieta elaborada con aceite de oliva virgen extra en comparación con otro grupo de animales alimentados, en este caso, con aceite de girasol.

Tras los 6 meses de desarrollo del LES comprobamos como los animales alimentados con aceite de oliva virgen extra presentaron una menor mortalidad y síntomas de inflamación en las articulaciones que aquellos roedores que no habían consumido dicha dieta. Además, estudiamos diversos ‘marcadores’ inflamatorios implicados en el daño renal y demostramos cómo los ratones que recibieron aceite de oliva virgen extra como fuente lipídica, es decir, de grasas, sufrían menor inflamación y daño renal así como una disminución en la producción de parámetros inflamatorios. De hecho, estos resultados se encuentran publicados en la prestigiosa revista Journal of Nutritional Biochemistry.

El siguiente paso

Finalmente, para extrapolar estos resultados a la clínica, ya planeamos un estudio en colaboración con el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla que pueda confirmar los beneficios del aceite de oliva virgen extra en el control de los síntomas y en la progresión de esta enfermedad. Este trabajo surge en el contexto del proyecto del Ministerio de Economía y Competitividad denominado ‘Estudio Químico Biodirigido y Caracterización Farmacológica del Aceite de Oliva Virgen Extra en el Lupus Eritematoso Sistémico Experimental’. Además, el Servicio General de Investigación de la Universidad de Sevilla (CITIUS) y la empresa andaluza ‘Oleoestepa’, ubicada en Sevilla, han colaborado en el desarrollo de esta investigación.

Catalina Alarcón (Universidad de Sevilla).

El aceite de oliva virgen extra disminuye la inflamación de las articulaciones.


El grupo de investigación Farmacología Experimental y Farmacia Clínica, dirigido por las profesoras, Marina Sánchez y Catalina Alarcón de la Lastra, ha publicado un estudio en el que demuestra los efectos beneficiosos del consumo de aceite de oliva virgen extra en la prevención y tratamiento de la artritis reumatoide en un modelo experimental en ratones.

Los expertos señalan que este tipo de aceite contiene una fracción polifenólica que favorece la disminución de la inflamación de las articulaciones. Para alcanzar estas conclusiones, se observó durante un par de meses la evolución de dos grupos de animales, uno alimentado con aceite de girasol como fuente lipídica, y otro con aceite de oliva virgen extra. Tras el periodo de estudio, la inflamación de las articulaciones de los ratones alimentados con aceite de oliva virgen extra había disminuido considerablemente frente a los que no lo habían consumido.



“En este estudio observamos tanto a nivel macroscópico como a nivel tisular cómo el aceite de oliva virgen extra, que se caracteriza por su alto contenido en polifenoles, fue capaz de disminuir una serie de mediadores y parámetros bioquímicos implicados en los procesos inflamatorios”, explica Mª Ángeles Rosillo, autora principal del trabajo.

Estudios previos señalan que la incidencia de esta enfermedad articular es menor en los países mediterráneos. Por ello, estas investigadoras quieren dar un paso más y extrapolar estos resultados a ensayos clínicos en colaboración con el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla.

“El consumo de aceite de oliva virgen extra previene el desarrollo de la artritis reumatoide experimental. El descubrimiento de esta acción beneficiosa del aceite de oliva virgen extra refuerza la hipótesis de utilizarlo como estrategia preventiva y/o terapéutica en el tratamiento de esta patología articular pudiendo reducir la aparición de efectos adversos que acompañan a la farmacoterapia clásica” afirma la investigadora.


Este trabajo surge de la tesis doctoral de la investigadora Mª Ángeles Rosillo que ha sido dirigida por las profesoras Marina Sánchez y Catalina Alarcón de la Lastra, del Departamento de Farmacología de la Universidad de Sevilla, en el contexto del proyecto de investigación de Excelencia de la Junta de Andalucía Valoración del Aceite de Oliva Virgen Extra en la Artritis Reumatoide Experimental: Estudio Biodirigido, Caracterización Farmacológica y Desarrollo de Ingredientes Funcionales.

El Centro de Investigación, Tecnología e Innovación de la Universidad de Sevilla (CITIUS) y la empresa andaluza Oleoestepa han colaborado en el desarrollo de esta investigación.

Referencia bibliográfica:

Dietary extra-virgin olive oil prevents inflammatory response and cartilage matrix degradation in murine collagen-induced arthritis. Rosillo, M.A., Sánchez-Hidalgo, M., Sánchez-Fidalgo, S., Aparicio-Soto, M., Villegas, I., y Alarcón-de-la-Lastra, C. Publicado en European Journal of Nutrition. Volume 55, Issue 1, febrero 2016, Pages 315-325.

No hay comentarios:

Deja un comentario