Opinión


MAS

Nanas del membrillo

Publicado por : El Morante a : viernes, 23 de noviembre de 2018 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,

Por Ramón Llanes

Fuere más un acuerdo a que el estío prolongara su vigencia, acuerdo dicho en términos de universo o de órbitas astrales, algo que culmina sin saber nosotros su misterio y se inventan nanas del membrillo nunca oídas en otoño caluroso. Fuere así hasta que cupiera la explicación más pueril para entenderlo. No es viento ábrego, es sol con ábrego espaldar, calumnia de la naturaleza o complejo, injerto de postizas greñas que habitan los abrojos en este tiempo cursi como la barra de labios en color arcoiris.

Para adormilar los niños son las madres cántico con nanas del membrillo que aún siendo la anochecida adelantada han de resecar las bocas ardientes de la jornada infantil que es redicha en tantos juegos y dobleces; se requiere la paz de una soledad durmiente y el membrillo huele a serenidad intocable para bien del mañana. Debe ser, como decía, un acuerdo tácito y complejo este alargamiento de clara templanza que conduce a desear la húmeda acera, el chubasquero, la sonrisa mojada, el chapoteo, las tardes grises, la lluvia sostenida en el aire, el olor a mosto, los “quesiños”, la cazuela y el escalofrío.

Hasta su dominio se figurarán los niños que son siempre así los tiempos y no existen diferencias entre inviernos y veranos, entre helados y membrillos, aunque ellos sigan convencidos que de tal ropaje es la felicidad.

No hay comentarios:

Deja un comentario