Opinión


MAS

Historias del yo...............o del tú II. (Relato)

Publicado por : El Morante a : miércoles, 21 de enero de 2015 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,


Por Febalo.

- Hola. No quiero molestarte, pero, ¿qué te pasa? Te noto como ausente. Es mirarte y notar ausencia, lejanía, hoquedad. Como un verte sin estar.

- Sí. Aciertas. Así es. Te oigo de lejos. No te alcanzo. Es un no saber si sí o si no. Como si la nebulosa inundara nuestra cercanía y no dejara de alejarnos.

- ¿Por qué? Que raro. Yo te quiero ver como siempre, con cercanía, con magnetismo, irrestible, dulce.

- Ya me gustaría, pero ¿hacia quién? ¿Tú estás? Todo el tiempo que me noto así como esperas, es como encontrar abismo frente a mis intentos. Como si la cotidianidad fundiera sin remedio mis deseos.

- ¡No te entiendo!

- ¡Ya! Si algo tengo claro es que no me entiendes. Pero ¿sabes? Para mí no es distinto del comienzo de nosotros. Lo vivo igual, lo siento igual, lo intento igual, te busco igual. Pero ¿tú? ...¿Igual? ¿Soy para ti igual?

- Pues claro. Solo que hay muchas cosas más, cosas que hacer, cosas que no se pueden dejar, días largos que cansan y al llegar la noche te dejan sin aliento, sin ganas.

- ¡Vaya! ¿Es eso el amor? ¿Es eso la pareja? ¿Es eso nosotros ?
Al principio nada de eso nos vencía.
Nos lo decíamos mirándonos. Oyendo bullir el corazón. Notando la centrifugación de nuestro pecho. Intentando asir sin lograrlo el sentimiento que nos desbordaba.



- Es verdad. Me gustaría que pensaras que eso hay que conservarlo, que no hay que olvidar los detalles, enamorar cada día, alimentar la llama que nos une.

- ¿Tú lo haces?

- ¡Pues claro! Yo te quiero.
Pero no me oyes. Hay más cosas. No me entiendes. No piensas en mí.

- Perdona, no quiero molestarte, pero sí, sí pienso en tí.
Es más, pienso en nosotros y no nos encuentro.
Te veo a tí, sí, me veo a mí, sí. Somos dos. Nosotros dos, aunque vencidos, divididos entre dos, sumados y no fundidos. Aleación fallida, vencida por los días, el tiempo, el peso, los demás.
Otrora ganadores y luminosos que presumían de victoria.
Ahora resignados a la vida, a los días, al tiempo, a los demás.

- ¿Qué hacemos entonces?

- Tú qué propones?

- No se me ocurre nada.
Yo no estoy como tú dices. Me noto normal. Así es la vida, lo demás es ilusión imposible, inalcanzable. Las cosas cambian y nada puede ser como al principio.

- ¡Vaya! Entonces perdona, no quería molestarte.
Sabiendo que así son las cosas no me queda más que lamentar haber aterrizado en este mundo y haber pensado que era posible otro sol.

- ¿Cómo dices? Estaba terminando de colocar esto y no te he oído esto último.

- No te preocupes. Creo que no era a tí. Sólo pensaba.

- Ah vale. ¿Vas a salir?

- Sí.

- Dame un beso.

- Muac!


 ¿Quiénes somos? ¿Qué pensamos? ¿Qué vivimos?
 ¿Era él? ¿Era ella?
 Me parecía que......pero volviendo no puedo asegurar.
 ¡¡Con lo claro que me parecía!!
 Este emisor me confunde. O quizás no. Quizás pueda ser.
Única dirección entre dos, de persona a persona sin distinción. De uno a otro. De cualquiera a cualquiera. De ella a él o de él a ella.

Dame un beso.
Muac!

No hay comentarios:

Deja un comentario