Opinión


MAS

Yihaidismo, parte primera.

Publicado por : El Morante a : miércoles, 18 de febrero de 2015 0 comentarios
El Morante
Publicado en : ,
Por Manuel Contreras



Resultado de imagen de musulmanes buenos
Familia musulmana

                                               
Todos nos pusimos las manos en la cabeza hace unas semanas con los ataques en París por parte de miembros del Estado Islámico (ISIS), primero con el asesinato de los redactores de Charlie Hebdo, y después viendo como si se tratara de un "reality" la entrada de la gendarmería en un céntrico supermercado de la capital francesa, en el que también murieron varios rehenes.

Este fin de semana ha sido Dinamarca la que ha sufrido el llamado yihaidismo, un danés, mataba a dos personas, entre ellas un conocido cineasta, y hería a cinco agentes. El terrorista atentó en una reunión en la que se debatía sobre la libertad de expresión, y posteriormente en una sinagoga.

Desde la distancia, debido a nuestra situación de comodidad occidental, el problema a menudo se evalúa, o bien con poco detalle, o bien con cierta arrogancia. En estos días he escuchado en numerosas ocasiones que la solución pasa por la violencia, ya fuera a través de una guerra o a través de un ataque a las libertades de confesión religiosa o a la movilidad de personas.

Sin obviar la peligrosidad de los miembros de ISIS, hay que encontrar el germen del odio, las causas de propagación y las herramientas para el uso religioso como arma mental.

Y es que entender que todos los musulmanes son asesinos es simplemente una necedad. La "yihad" dentro del Coran es una analogía a la llamada "guerra santa" cristiana, que puede ser interpretada de diversas formas, pues la lucha contra el infiel, puede referirse metafóricamente a la difusión de los textos sagradas de una y otra religión, más teniéndose en cuenta las numerosas proclamas pacifistas de ambos textos sagrados.

Además, hay que contextualizar el conflicto desde su origen, los miembros de ISIS en su mayor parte fueron liberados de prisión durante la guerra de Siria por el entonces presidente Basar-al Asad, como replica a los ataques del ejército rebelde, creando una situación de violencia extrema e ingobernabilidad en el país, que como consecuencia provocó un "estado de sitio".

ISIS a igual que Al-quaeda o los talibanes, primeramente, someten a la ciudadanía local a un depravado estado religioso, en el que se tortura y ejecuta a todo aquel que no sigue SU interpretación del Coran, a la mal llamada ley islámica. Seguidamente, emprenden el camino de la captación y radicalización de jóvenes musulmanes de todo el mundo.

¿Pero por qué un joven europeo puede sentirse tentado a morir por la lucha de ISIS? 

La situación social actual, en la que un modelo vacío de valores y metas no proporciona horizontes de vida (ni económicas, ni morales). Y las múltiples aberraciones que el capitalismo, con Europa y Estados Unidos al frente, están llevando a cabo en diversas zonas del mundo musulmán; Guerras del Golfo, Palestina, Afganistán, Congo... son el caldo perfecto para que a través de una herramienta tan hermética, contundente, insoslayable e irrefutable para el creyente...y a la vez tan ambigua para el predicador, se convierta de movimiento pacifista a violento.

www.pinterest.com
                                                         

Y aunque nos pueda parecer lejano, sólo tenemos que darnos una vuelta, en los meses de primavera, por las romerías, comprobaremos que si alguien dice una "blasfemia" puede que sea respondido no con la otra mejilla, sino con un bofetón, como, por otra parte, ya dijera el propio Papa Francisco.





No hay comentarios:

Deja un comentario