Opinión


MAS

Tomás Gallart González, Marqués de Calañas

Publicado por : El Morante a : miércoles, 13 de julio de 2016 3 comentarios
El Morante
Publicado en : ,
Tomás Gallart González (Ilustración de Luis Alfonso Morales Mateo) 

Por María Aurora Mora Montín

A raíz de la investigación que llevo realizando sobre la figura de Charles Kaesmacher (Lieja, 1874 - Sevilla, 1956) y su labor como ingeniero en las minas del Tinto y Santa Rosa, aparece la figura de Tomás Gallart (1) González. En los tiempos que corren, resulta meritorio el trabajo y el tesón de este personaje, tan ligado a Calañas y a la minería de la provincia de Huelva, que merece un lugar destacado en nuestra historia.

Tomás Gallart González nació el 13 de mayo de 1856 en Almuñecar (Granada) (2). A los nueve años se queda huérfano de padre y comienza a trabajar en una fábrica de azúcar por dos reales chicos. Con 13 años se dedicaba a arreglar las cinco máquinas de vapor de esta fábrica molinera por 5 reales. Con 15 años trabaja de día con las máquinas y de noche con los aparatos de fabricación. Así discurre su andadura como “pinche” en el taller y hace frecuentes viajes a Sevilla en barco para transportar la mercancía que producía la fábrica. De esta manera comienza a trabajar como aprendiz de mecánica moderna en el taller del Sr. Grosso. Para ayudar en la maltrecha economía familiar enviaba a su madre primero la mitad de tres pesetas diarias, luego un cuarto de pesetas y el segundo año 5 pesetas. Del taller del Sr. Grosso se fue a otra fábrica donde construían máquinas de vapor y montaban maquinaria. Al año de encontrarse allí trabajando obtiene uno de los mejores sueldos, se encargó también de una fábrica, a 10 pesetas diarias y el dueño le encargó el montaje e instalación de las máquinas en la mina del Carpio, a 12’50 pesetas diarias con 19 años(3).

Al mismo tiempo le encargaron la maquinaria de la mina de Cueva de la Mora, optando por quedarse en esta última, a 18’25 pesetas diarias. En ambas minas se transportaba pirita cobriza. En 1883 se convierte en subdirector de las minas de Sotiel Coronada con un sueldo anual de 9.000 pesetas (4)(5). Allí montó todo el taller: máquinas de tracción, el muelle y los aparatos mecánicos. Tenía la mina una población de 1.600 obreros. Era Tomás un hombre con muchas inquietudes trabajando por cuenta propia la explotación de minas y beneficios de aguas ferrocobrizas, y aún siendo subdirector de Sotiel se ganó con otros tres compañeros 9.000 duros con el arriendo de las minas del Carpio.

A su salida de Sotiel (1893), después de explotar por arriendo la mina Peña de Hierro, con dos amigos extranjeros (Axel Boeck y Charles Kaesmacher) compró la mina del Tinto(6), con cuya explotación se habían arruinado varias empresas. Amplió a Santa Rosa, después de pagar el cable aéreo de transporte, las instalaciones de numerosas máquinas de vapor, los talleres, las construcciones. Obtienen numerosos beneficios los tres copropietarios explotadores con una población obrera de 600 familias aproximadamente.

El cable aéreo, que transportaba el mineral en calderillos hasta la estación de Calañas, se construyó entre los años 1896 y 1904 (7). Pero no es hasta el año 1906 cuando se realiza su proyecto oficial por el ingeniero D. José Albelda para darle validez al mismo, una vez que la compañía “The United Alkali” compra la mina del Tinto y Santa Rosa (8). A partir del año 1909 se comienza a construir el ramal que unía las minas del Tinto Santa Rosa y Sotiel Coronada con la línea del Buitrón a San Juan del Puerto. Una de las locomotoras que tenía este ramal, la número 6, se llamaba Gallart (9).

Resulta curioso que en la Exposición Universal de París (1900) existiera una representación de las minas del Tinto y Santa Rosa, donde se expusieron muestras de minerales de pirita y de cobre. Las muestras expuestas eran, particularmente, de mineral “pobre” y de pirita ”amarilla” del Tinto, encontrándose restos de la explotación romana. También se exponían útiles, vasos y trozos de estructuras que databan de la época romana. Una corta de las minas, una carta geológica, los diseños relativos a una cable aéreo de 7 kilómetros de longitud y un puente suspendido, estaban expuestos en esta exposición (10).

Como prueba a su heroicidad en el rescate de un obrero siendo él maquinista, se le otorgó la gran Cruz de la Orden de Carlos III, posiblemente coincidiendo con la visita de la Regente María Cristina y de su hijo Alfonso XII a Huelva para la celebración del IV Centenario del Descubrimiento de América (1892). Comprobado estos datos en el archivo de palacio donde no aparece este regalo, tiempo después hemos localizado una fotografía de Tomás donde aparece con esta medalla, fotografía que ha servido para esta ilustración de Luis Alfonso Morales Mateo (12). El opúsculo biográfico redactado por el entonces alcalde de Calañas. D. Rodolfo Jimeno no tiene un ápice de error allí en los datos que se han podido contrastar hasta ahora (13).

Tomás Gallart era conocido como el “Marqués de Calañas”, título que aún no hemos averiguado si tiene algún fundamento legal, fue el primero que instaló una fábrica de electricidad en Valverde del Camino. Se casó con Fernanda Nieto López, cuya familia, oriunda de Lora del Río, llegó a Sotiel Coronada como tantos otros emigrantes para trabajar en la mina. Tomás y Fernanda tuvieron varios hijos: Tomás, Soledad,Luis, Trinidad, Fernanda, y Sebastián. El apellido Gallart se extiende por Huelva, Sevilla, Granada, las Islas Canaria y fuera de España, en Argentina.

Dos de sus hijas, Trinidad y Fernanda, se casaron con los hijos varones de Axel Boeck y Nathalie Meyer. Axel Boeck, ingeniero noruego trabajó como profesor en Charleroi (Bélgica) donde debió dar clases al belga Charles Kaesmacher. Su esposa, Nathalie, era una rica burguesa que sufragó las expediciones mineras de su marido. Constatada está su presencia en el Coto Fortuna de Mazarrón, Murcia, por que siendo director de esta mina descubre el lavadero romano en 1884 (14). Trabaja en Murcia con Luis Siret, con el que coincide posteriormente en la mina de Sotiel Coronada. De Luis Siret son las ilustraciones y fotografías sobre la Bomba de Ctesibio, encontrada en la traviesa número 25 del nivel 3 de la mina de Sotiel Coronada.

Antigua ubicación Bomba de Ctesibio. Museo Arqueológico Nacional. Fondo MAN

Ilustración de Louis Siret Bomba de Ctesibio. Fondo MAN
Los últimos datos que poseemos de Tomás nos confirman que fue él el descubridor de la bomba de Ctesibio, en octubre de 1891, actualmente depositada en el Museo Arqueológico Nacional. Capítulo aparte merece el episodio de su venta al museo por parte de su yerno Guillermo Boeck Meyer.
Pasiones e intrigas con una mezcla de añorada bonanza económica de unos hijos que debieron dilapidar la inmensa fortuna de sus padres (15).

Axel Boeck y Tomás comparten trabajo y familia en Sotiel Coronada y junto con Charles Kaesmacher, emprenden la aventura de la mina del Tinto Santa Rosa, que hemos citado antes. Así llega Charles Kaesmacher a Huelva, donde seguiría trabajando como subdirector, primero, y luego como director de la compañía inglesa The United Alkali (1919-1929), que se hizo cargo de la mina de Sotiel Coronada y del Tinto Santa Rosa a principios de 1900.

Axel Boeck (1839-1897) muere de una pulmonía en una visita que realiza a Berg (Noruega) (16). Su viuda Nathalie Meyer, se vuelve a casar con el médico calañés, D. José Troyano que tiene una calle a su nombre en Calañas. La casa donde vivían, ubicada en esa misma calle, aún conservaba hace unos años el mobiliario de la alcoba de la distinguida pareja. Acabarían divorciándose.

Los últimos años de la vida de Tomás parecen discurrir en Sevilla, en una grandiosa finca, luego vendida por sus herederos. No más que el tiempo y un poco de búsqueda seguro nos depararan más datos de esta prolífica tríada, Gallart-Boeck-Kaesmacher, que tanta importancia otorgó a las minas de la provincia de Huelva.


Bibliografía:
1. Heráldica. Gallart: Apellido oriundo de la provincia de Lérida, que probó nobleza ante la Orden de Carlos III. Rogelio Gallart acompañó al conde de Urgel, don Ramón Borrell, en el año 1010, a la conquista de Barcelona. Los descendientes de esta ilustre casa alcanzaron de nuestros monarcas el privilegio de caballeros del Principado. Sus armas: En campo de oro, un gallo de sable crestado y barbado de gules, con su pata diestra en alto.
2. Opúsculo biográfico del Ilmo. Sr. D. Tomás Gallart González. Jimeno, Rodolfo. Imprenta de El Globo, Madrid. 1904.
3. En 1880 la mina del Carpio es tomada en arrendamiento por la compañía inglesa “The Bede Metal” pero la abandonó sobre el año 1886. Memorias de la Comisión del Mapa Geológico de España. Gonzalo y Tarín, Gonzalo. Descripción física, geológica y minera de la provincia de Huelva. Tomo II, 3ª Parte. 1888.
4. Alejandro Daguerre explota esta mina entre 1866 y 1875. Gonzalo y Tarín, J. O.Cit.
5. Desde 1883 hasta 1905 es explotada por la Companhia mineira portuguesa, pasando desde el 19 de enero de 1905 a ser propiedad de “The United Alkali”. Ramírez Copeiro del Villar, Jesús. El ferrocarril de Buitrón y sus ramales. Los ferrocarriles mineros en la provincia de Huelva. Un recorrido por el pasado. Universidad de Huelva, Publicaciones. Huelva, 2007.
6. Archivo Ferrocarril de Valverde (AFV). 1942-1943, Documentación sobre arrendamiento de los cotos Santa Rosa y Castillo Buitrón (incluye antecedentes), Legajo 28.
7. Carrasco Martiañez, Iván. Los cables aéreos de mineral en Huelva. Los ferrocarriles mineros en la provincia de Huelva. Un recorrido por el pasado. Universidad de Huelva, Publicaciones. Huelva, 2007.
8. Albelda y Albert, José. Proyecto de cable aéreo para las minas Tinto y Santa Rosa.1904.AGA. Caja 26/21.377.
9. Ramírez Copeiro del Villar, Jesús. O. Cit.
10.Exposition universelle internationale de 1900 à París. Rapports du jury International. Groupe XI. Deuxième partie. Classe 63. (Tomo II). París, Imprimierie nationale, 1904.
11. Conversaciones con la familia Gallart.
12.Conversaciones con Juan José Alonso, archivero Archivo General de Palacio, Madrid.
13. Jimeno, Rodolfo. O. Cit.
14. Historiografía de la Arqueología Española. Museo de San Isidro.
15.Museo Arqueológico Nacional. 1944/45/FDOO689. Carta manuscrita de A. Boeck a Luis Siret, fechada en Minas Sotiel Coronada el 6 de octubre de 1891 informándole de un hallazgo hecho de una máquina y una inscripción romanas en la mina Sotiel Coronada. Debe referirse a la bomba hidráulica o bomba de Ctesibio hallada en dicha mina, que Siret dibuja con varias vistas y secciones en la lámina 108 del Álbum 2 de "L ́Espagne préhistorique" donde la describe como un "fuelle de bronce".
16.Árbol Genealógico de la familia Boeck Meyers.

3 comentarios: para Tomás Gallart González, Marqués de Calañas

  1. Tomás Gallart Nieto casó con la calañesa, Juana Romero Gento (hermana de mi abuelo Julián Romero Gento), de esa unión nacieron cuatro hijos: Cristina, Roque, Soledad, y Tomás Gallart Romero, primos hermanos de mi madre Maria de Gracia Romero.
    Dolores Conde Romero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante su comentario.¿Como podríamos ponernos en contacto?.¿tiene usted facebook para mandarle un mensaje privado?.un saludo. Aurora Mora Montin

      Eliminar
  2. Me encanta todo el artículo. Estoy enganchada. Y ahora con el testimonio de Dolores Conde haras más artículos. Que intriga.

    ResponderEliminar